Agencia
Nueva Zelanda.- Una joven niñera ha sido condenada a tres años de prisión luego de ser descubierta al fingir, planear drásticamente un embarazo, con el fin de engañar a sus amigos y familiares y además secuestrar a un bebé recién nacido.

De acuerdo con el portal de noticias El Debate, el inusual caso ocurrió en la ciudad de Auckland, en Nueva Zelanda y las autoridades informaron que Nadene Manukau, de 21 años, había cometido el delito contra una familia que le daba empleo en la casa con el cuidado de su bebé.

El fiscal dijo que la chica había llegado al extremo.

Hoy, en el Tribunal de Distrito de Auckland, el juez condenó a Manukau por secuestro, robo, acoso criminal, grabación visual íntima y uso deshonesto de un documento.

También te puede interesar: Macabro hallazgo de un bebé putrefacto dentro de maleta

De acuerdo con el portal nzherald.co.nz, la familia de la joven estaba en la corte para apoyarla.

En una carta de arrepentimiento, la joven dijo que su disculpa nunca sería suficiente para los padres del bebé.

"El encarcelamiento ha sido lo mejor que me ha pasado", dijo.

La fiscal Kirsten Lummis dijo que la manipulación y premeditación en el caso era "extrema".

Planeó un baby shower falso

Antes del secuestro ocurrido el 9 de agosto del año pasado, la acusada organizó una baby shower y usó un vientre falso para fingir su embarazo para tomarse diversas fotografías que fueron proporcionadas al programa Herald .

Y esa no fue la única mentira, la joven además creo la historia de que había dado en adopción a su hijo después de dar a luz.

Luego, alistando la ayuda de su primo, Sydnee Shaunna Taulapapa, de 18 años, Nadene ideó un plan para secuestrar al bebé de 11 días de nacido en la casa donde trabajaba.

Cámaras de seguridad grabaron el momento en que intenta huir con el pequeño tras sacarlo de la vivienda.