Agencia
CIUDAD DE MÉXICO.- En México el 54 por ciento de las muertes anuales es por enfermedades cardiovasculares y aunque pueden evitarse consecuencias graves si son atendidas en las primeras seis horas, no hay nada como la prevención.

De acuerdo a Vanguardia, evitar una vida sedentaria, y prevenir enfermedades como la diabetes o evitar el consumo de alcohol y tabaco son de gran ayuda, pero es posible saber si se encuentra en riesgo de tener un infarto varias semanas antes de que ocurra, éstas son las señales.

También te puede interesar: ¡Sin culpas! Chicharrón de cerdo es bueno para la salud: estudio

CANSANCIO

En este caso se trata de un cansancio más fuerte al habitual, incluso al realizar actividades de trámite como hacer la cama o ducharse.

 DOLOR ABDOMINAL

Cuando el dolor abdominal es inexplicable y provoca nausea e hinchazón es una señal para tomar en cuenta. Estas molestias suelen presentarse de manera episódica antes de un ataque al corazón, disminuyen y luego suelen volver por períodos cortos.

INSOMNIO

Asociado también con un mayor riesgo de accidente cerebrovascular, es un síntoma mucho más común en  mujeres e incluye un alto nivel de ansiedad y distracción. Entre sus características están: dificultad para iniciar el sueño y/o para mantenerlo y despertar temprano por la mañana.

DIFICULTAD PARA RESPIRAR

También conocida como disnea, una variante puede ser la dificultad para respirar profundamente. Esta puede presentarse incluso seis meses antes de que ocurra un infarto y a veces se acompaña de mareos.

 CAÍDA DE PELO

Aunque se trata de una característica que se presenta en la mayoría de los hombres de más de 50 años, la calvicie también se asocia con un aumento en el nivel de cortisol, hormona asociada al riesgo de infarto.

 ARRITMIAS

Las arritmias y ataques de pánico, suelen revelarse de manera diferente: arritmia (latido cardíaco irregular) o taquicardia (aumento de la frecuencia cardíaca). En casos en los que el latido irregular se prolongue por más de dos minutos, puede ocasionar mareos y fatiga extrema.

 SUDORACIÓN EXCESIVA

Este síntoma afecta mucho más a las mujeres y suele confundirse con los bochornos o sudores típicos de la menopausia. En este caso, se presentan síntomas parecidos a la gripe, sin importar la temperatura del aire o el esfuerzo físico. Así mismo, parece ser más excesiva por la noche.

 DOLOR DE PECHO

En los hombres este síntoma es más común mientras que solo el 30 por ciento de las mujeres lo presentan. El dolor en el pecho puede extenderse y ocasionar sensaciones incómodas en uno o ambos brazos (a menudo el izquierdo), la mandíbula inferior, el cuello, los hombros o el estómago. Puede ser de carácter permanente o temporal, pero es de los primeros signos más importantes de un ataque cardíaco inminente que no debe ser ignorado.