Agencia
India.- A lo largo de las calles de la India hay hombres que, sin pena alguna, se dedican a escarbar en los oídos ajenos a fin de ganarse el pan de cada día, son los limpiadores de orejas. Sí, es una profesión que existe, aunque advierten que va en decadencia.

También te puede interesar: Desalojan a miles por desbordamiento de un río en Italia

De acuerdo con Debate, en Nueva Delhi son fácilmente identificables, pues llevan puesto un gorro rojo y su manta de limpieza sobre el hombro. Cuando llega algún cliente, se sientan a su lado e introducen en sus oídos una fina barra metálica, la cual gira varias veces hasta que, minutos después, extrae un enorme tapón de cera.

via GIPHY

Sus únicos instrumentos son dos palitos de metal, algodón y aceite de mostaza que utilizan para reblandecer le cera.

Es común encontrarlos en los mercados, donde limpian los oídos de entre 10 y 15 clientes por 50 rupias (unos 80 centavos de dólar). Trabajan un promedio de 11 horas al día.

Muchos de los “kaan saaf karne walah”, como se les conoce localmente, aprendieron este oficio de sus padres, por lo que en algunas familias, ya se considera como una tradición.

via GIPHY

De hecho, la comunidad de musulmanes suníes especializada en limpiar oídos con métodos autóctonos, y que además residen en Delhi y Uttar Pradesh, reciben el nombre de Kanmailias, de acuerdo con la Enciclopedia de los musulmanes del mundo: tribus, castas y comunidades.

Pero aunque los otorrinolaringólogos advierten del riesgo que representa acudir con estas personas, la clientela se muestra bastante satisfecha con el servicio.