Agencia
COREA DEL NORTE.- El Consejo de Seguridad de la ONU impuso hoy nuevas sanciones a Corea del Norte en respuesta al ensayo con un misil balístico intercontinental que llevó a cabo a finales de noviembre.

“Pyongyang ha elegido el camino del aislamiento". 

Por unanimidad, los quince países del Consejo de Seguridad aprobaron una resolución propuesta por Estados Unidos, que endurece aún más los amplios castigos internacionales contra el régimen de Kim Jong Un, informa Excélsior.

Las nuevas sanciones buscan, entre otras cosas, restringir buena parte del suministro de productos petroleros a Pyongyang y la repatriación de los norcoreanos que están trabajando en el extranjero y cuyos ingresos benefician al Gobierno del país.

También te puede interesar: EU realiza la mayor actividad aérea ante Corea del Norte

Además, incluye provisiones según las cuales el Consejo de Seguridad se compromete a recortar aún más el suministro de petróleo al país en caso de nuevos ensayos con misiles balísticos intercontinentales.

En lo que respecta a los trabajadores norcoreanos en el exterior, el texto requiere a todos los países expulsarlos en un plazo máximo de dos años.

Según Washington, casi 100 mil norcoreanos están trabajando fuera del país, en su mayoría en China y Rusia.

Estados Unidos asegura que los impuestos que Corea del Norte impone a esas personas generan al régimen más de 500 millones de dólares al año.

“Pyongyang ha elegido el camino del aislamiento", defendió inmediatamente después del voto la embajadora estadounidense, Nikki Haley.

Según subrayó, la resolución muestra que la comunidad internacional va a seguir respondiendo a las "acciones agresivas" de Kim con sanciones sin precedentes.

El objetivo de los castigos, insisten los promotores de la medida, es dificultar a las autoridades norcoreanas la financiación de sus programas armamentísticos y forzarle a negociar.

Las sanciones apretarán y harán aún más difícil que el régimen financie sus programas nucleares y de misiles. Al mismo tiempo, nos aseguramos de que no hacemos la vida aún más difícil a los pobres ciudadanos norcoreanos", explicó a los periodistas el embajador británico, Matthew Rycroft.