Agencia
RÍO DE JANEIRO, Brasil.- Las favelas de Vila do Pinheiro y Vila do João, pertenecientes al Complejo de la Maré, en la zona norte de la ciudad de Río de Janeiro, fueron el objetivo de una de las operaciones más violentas desde que el presidente Michel Temer puso en marcha la Intervención Federal en el Estado de Río, con el Ejército al frente de la Secretaría de Seguridad Pública.

De acuerdo con información de El Debate y Globo, dos menores de edad murieron víctimas de balas perdidas en menos de 24 horas, en medio de los enfrentamientos entre la Policía y las bandas que controlan el tráfico de drogas en las favelas, denunció hoy una organización no gubernamental.

También te puede interesar: La policía de Brasil mata a balazos a turista

Con los dos nuevos casos se eleva a ocho el número de menores muertos por balas perdidas en lo que va de este año en Río de Janeiro y a 50 los registrados en los últimos 12 años, según las estadísticas de Río de Paz, organización vinculada al Departamento de Informaciones Públicas de la ONU.

El presidente Michel Temer puso en marcha la Intervención Federal en el Estado de Río. (Twitter)

Desde el 16 de febrero de este año, todos los estamentos policiales del Estado de Río de Janeiro –además de los Cuerpos de Bomberos y las Penitenciarías– están bajo el control del general Walter Souza Braga Netto. Van más de cuatro meses ya de Intervención Federal en Río, con el Ejército ocupándose de esta delicada cartera.

Según la Policía Civil, "durante el cumplimiento de los mandatos de ingreso en prisión en dos residencias, los policías han sido recibidos con intensos disparos de armas de fuego. En la confrontación, seis criminales han sido heridos y socorridos, pero han terminado falleciendo".

Nada dice el comunicado sobre Marcos Vinícius da Silva. El niño, de 14 años, fue alcanzado por una bala perdida mientras se dirigía a la escuela poco antes de las nueve de la mañana. El proyectil le impactó de lleno en el estómago. La camiseta escolar ensangrentada, en manos de su madre, queda como un trágico recuerdo de una jornada tristemente inolvidable para el barrio y la ciudad.

Las fuerzas policíacas han logrado decomisar cargamentos de droga. (Twitter)

Marcos Vinícius murió en el Hospital Getúlio Vargas, en el barrio de Penha. No pudo soportar la intervención quirúrgica de urgencia en la cual le habían extirpado el bazo. Poco antes de la medianoche, con la noticia propagada por toda la ciudad y ya soliviantando a toda la Maré, una manifestación improvisada tomó la Linha Amarela, una de las carreteras limítrofes del barrio.

La otra víctima fue Guilherme Henrique Pereira, otro adolescente alcanzado por una bala perdida cuando estaba en Vila Vintém, una favela igualmente en la zona norte de Río de Janeiro y que también fue escenario de un tiroteo entre la policía y narcotraficantes.