Agencia
YAKARTA.- Un orangután en la parte indonesia de Borneo murió tras ser herido con al menos 130 balines y al parecer acuchillado y golpeado con garrotes, en el segundo asesinato de un ejemplar de esa especie en peligro este año.

Aldeanos descubrieron al orangután herido el domingo junto a un lago en el distrito de Kutai Timur, en la provincia de Kalimantan Oriental, informa el portal de noticias Excélsior.

“Los 130 balines en el cuerpo del primate son un nuevo récord".

Una declaración del Centro para Protección de Orangutanes dijo que el orangután murió el martes.El jefe de policía Teddy Ristiawan dijo el miércoles que el simio estaba vivo cuando fue llevado el lunes a un hospital en la ciudad de Bontang.

Un examen con rayos X mostró al menos 130 balines en la cabeza y el cuerpo del simio, dijo el centro.

La autopsia concluyó que el animal fue cegado por los disparos y tenía además 17 heridas abiertas que se cree que fueron causadas con objetos agudos. El pecho y la mano izquierda mostraban señales de golpes con un objeto contundente.

También te puede interesar: Orangután fue encontrado quemado y sin cabeza

Ramadhani, un administrador de protección de hábitat en el centro, dijo que la muerte fue un acontecimiento terrible en la historia del conflicto entre humanos y orangutanes en Indonesia.

“Los 130 balines en el cuerpo del primate son un nuevo récord", dijo.

A mediados de enero, un orangután fue hallado decapitado y con más de una decena de proyectiles en el centro de Kalimantan, reportó el portal de noticias ambientales Mongabay. La policía arrestó a dos granjeros de caucho sospechosos de la muerte, dijo.

El número de orangutanes en Borneo y la isla indonesia de Sumatra, reconocidos como especies separadas y ambos clasificados como en peligro, ha bajado enormemente desde la década de 1970.

Los orangutanes son especies protegidas en Indonesia y Malasia, pero la deforestación ha educido drásticamente su hábitat y los ha puesto en contacto cercano con granjeros y trabajadores de plantaciones, que los matan para proteger cosechas y por su carne.