Agencia
CIUDAD DEL VATICANO.- El Papa Francisco concluyó su tradicional bendición dominical diciendo que "nada puede justificar" el uso de armas químicas contra poblaciones indefensas y pidió a los responsables de un supuesto ataque en Siria que busquen negociar.

El pontífice se refirió a las noticias de que docenas de personas, incluidos muchos niños y mujeres, murieron en un presunto ataque con gas venenoso en un pueblo controlado por rebeldes cerca de la capital siria, informa el portal de noticias Excélsior.

“No hay una guerra buena o mala".

Ofreció oraciones por los muertos y las familias que están sufriendo.

“No hay una guerra buena o mala, y nada puede justificar tales instrumentos que exterminan a personas y poblaciones indefensas", dijo el Papa.

“Oremos para que los políticos responsables y los líderes militares elijan otro camino: el de las negociaciones, el único que puede traer la paz", añadió.

También te puede interesar: El Papa Francisco pide por la paz en Tierra Santa

Anteriormente, en una misa centrada en la misericordia, un tema característico de su papado, Francisco instó a los fieles a no renunciar al sacramento de la reconciliación, especialmente a los que continúan reincidiendo.

El pontífice instó a los fieles a seguir buscando la reconciliación o la confesión, porque "cada vez que recibimos el perdón, nos sentimos alentados y alentados".

La celebración del Domingo de Misericordia Divina fue establecida por el Papa Juan Pablo II, y este año inicia una reunión de cuatro días de los Misioneros de la Misericordia de Francisco, formada durante el reciente Año Santo de la Misericordia para promover la confesión.

El martes, los misioneros tendrán una audiencia con Francisco, seguida de una misa especial con él en la Basílica de San Pedro.