Agencia
CIUDAD DE MÉXICO.- Mientras buscaba algo entre la basura, un indigente halló una gran suma de dinero en el Aeropuerto Charles de Gaulle de París y abandonó el lugar con 300,000 euros (534,000 dólares), dejada por algún usuario o despistado, informó la policía.

De acuerdo con la información de Excélsior, los agentes que no podían hablar públicamente sobre el caso, dijeron que las cámaras de vigilancia captaron al hombre cuando revolvía la basura y luego se recostaba en una puerta cercana.

También te puede interesar: Captan a niño de 4 años robando dinero en un cajero (video)

El vagabundo aún no registrado con nombre, una tarde cualquiera entró al aeropuerto para poder buscar unas cuantas cosas en los botes de basura ubicados en las entradas del aeropuerto de París; el agente de la policía aeroportuaria Yann William dijo a France Info TV que “sorprendido, ve que se abre la puerta, entra y encuentra una gran cantidad de dinero”.

El video muestra al hombre saliendo del aeropuerto con dos enormes bolsas en las que llevaba 300 000 euros, lo que que equivale aproximadamente a 6 millones 456 mil pesos mexicanos. Una fuerte suma de dinero que no se sabe ni la procedencia ni el paradero, informó  el portal Blasting News. 

Las bolsas fueron halladas en la sala de espera de la compañía aeropuertaria “transportes de caudales Loomis”

La policía lo reconoció como un indigente que vive en la zona del aeropuerto, que no representaba mayor riesgo, ahora, lo buscan activamente iniciando la investigación por el delito de robo.

En un hecho similar, en Salt Lake City un indigente conocido como Max Melitzer empujaba un carrito por la ciudad, demacrado y sin mucho ánimos las personas lo veían andar. 

Su hermano multimillonario falleció dejando la herencia a nombre de Max, a quien no encontró por ningún lado, los abogados tardaron años buscando hasta que un día pasaba uno de los abogados de la firma logró reconocer al joven que estaba sucio, demacrado y ahora multimillonario, después de esto podría comprar una casa para dormir caliente en las noches.