Agencia
CIUDAD DE MÉXICO.- Desde principios de enero, la crecida y el desborde de los ríos están afectando a una gran parte de Francia, lo que ha provocado inundaciones de hogares y comercios y frenado, incluso, algunos servicios de los trenes.

Casi 400 personas fueron desalojadas este jueves de sus hogares en el área de París como medida de precaución, mientras los niveles de los ríos de toda Francia continúan aumentando, publicó Televisa.

Trece departamentos del país permanecieron bajo alerta de inundaciones a medida que las fuertes lluvias seguían azotando varias regiones.

También te puede interesar: Desastres naturales dejan pérdidas millonarias en Estados Unidos

Además de París, donde se prevé que los niveles de agua del río Sena continúen en aumento hasta el sábado, otras regiones en el norte y este de Francia también están bajo amenaza. Otros siete departamentos en el centro del país están bajo alerta por nieve y hielo.

El servicio meteorológico francés Météo responsabilizó de las inundaciones a los niveles excepcionalmente altos de lluvia durante el invierno, y en París las precipitaciones han sido dos veces más altas que lo normal.

El Sena alcanzó los 5.53 metros (más de 18 pies) en el puente de Austerlitz, en el este de la ciudad. Se pronostica que siga incrementando su nivel, hasta alcanzar los 6.1 metros (20 pies) para el sábado, mismo que alcanzó en junio de 2016 cuando las autoridades se vieron forzadas a cerrar varios monumentos, incluido el Museo del Louvre.

La Policía de París señaló en un comunicado que 395 personas habían sido evacuadas de sus hogares a lo largo de las orillas del río en la región de París, como medida preventiva. No se han reportado incidentes mayores.

El Museo del Louvre estaba abierto al público, pero la planta baja del departamento de Arte Islámica había sido cerrada al público hasta al menos el domingo.

Hace dos años, el Louvre estuvo cerrado por cuatro días debido a las inundaciones y 35 mil obras de arte fueron trasladadas a zonas seguras.

“Desde ese entonces, se han empacado un gran número de colecciones de reserva para asegurar una rápida evacuación en caso de inundación. El personal del museo también fue capacitado”, explicó el Louvre en un comunicado.

La situación fue mucho menos severa que la que se vivió durante la gran inundación de 1910, cuando el nivel de agua en el Sena alcanzó los 8.62 metros (más de 28 pies) y forzó a muchos parisinos a evacuar sus hogares.

Peligro de plagas

París sufre una invasión de ratas en los últimos días provocada por la fuerte crecida del río Sena tras las fuertes lluvias, y se espera que la situación continúe así, la ola de ratas se ha vuelto más visible a medida que sus madrigueras y alcantarillas, concentradas en los bordes del mítico Sena, se inundan y fuerzan a los animales a buscar resguardo en zonas más altas de las ciudad.

"No quiere decir que haya más ratas, solo que las estamos viendo más", dijo Pierre Falgayrac, experto en "agresores biourbanos", a la AFP.

Incluso, es probable que la inundación reduzca la población de ratas, aunque Falgayrac aseguró que esto sería temporario, hasta que los animales se reproduzcan y alcancen nuevamente el nivel actual: 1,75 roedores por cada parisino.