Agencia
LOS ÁNGELES.- La Serie Mundial que protagonizan los Dodgers de Los Ángeles y los Astros de Houston quedará en la memoria de la afición por largo tiempo, no solo por lo deportivo, sino por una polémica que ha envuelto al centro del juego: las pelotas.

También te puede interesar: Esto debes pagar para conocer a Cristiano Ronaldo

De acuerdo con 20 Minutos, las sospechas sobre las esféricas llegaron al punto más alto con los jonrones en el Minute Maid Park durante el quinto juego de la serie, en el que  fueron conectados siete cuadrangulares, para fijar un récord de 22 vuelacercas en una Serie Mundial.

Según el pitcher de los Astros,  Justin Verlander, la textura de la pelota es distinta a la utilizada en la temporada regular.  "Parecen algo diferentes en la postemporada, incluso de la postemporada a la Serie Mundial,  no queda otra cosa que lidiar con ello", dijo Verlander a la agencia AP.

Sin embargo, el comisionado  Rob Manfred insiste en que no hay nada ilegal con las pelotas.

"Estoy plenamente confiado de que las pelotas que estamos usando cumplen con las especificaciones", dijo Manfred.

Así la MLB asegura que la pelota posee las mismas características de siempre. Está hecha en Costa Rica,  con 108 costuras de hilo rojo grueso, centro de corcho y hule, piel de vaca Holstein de Tennessee y fibra de lana de Nueva Zelanda.

Verlander tampoco cree que la razón de la producción de jonrones tenga que ver con la forma cómo las pelotas son frotadas antes de los juegos.

"Sé que el beisbol usa el mismo barro para cada pelota en cada juego que se disputa. Creo que hay algo más profundo que no estamos tomando en cuenta",  dijo el lanzador.

El barro que menciona Verlander es una curiosidad del beisbol y se usa para dar mayor agarre a las pelotas y así contribuir al mejor control de los lanzadores.

En 1938, el coach de los Atléticos de Filadelfia, Russell "Lena" Blackburne, regresó a su casa en Nueva Jersey, y, preocupado por encontrar la sustancia que le diera mejor agarre a los lanzadores, sacó lodo del pantano del río Delaware. Por su eficacia decidió juntar y reposar varios barriles hasta el inicio de la temporada y los repartió entre los equipos: hasta hoy se utiliza el mismo barro.

Brent Strom y Rick Honeycutt -coaches de pitcheo de los Astros y los Dodgers respectivamente- mencionaron a la revista Sports Illustrated que lo  "escurridizo" de las bolas hace más difícil lanzar los sliders.

"Todo el mundo puede opinar lo que quiera", dijo el manager de los Astros A.J. Hinch. "No veo gran diferencia, pero no voy a entrar en una guerra de palabras con coaches y jugadores que piensan de otra manera".

 Dave Roberts, manager de los Dodgers, piensa igual, pero reconoce que los récords de jonrones han llamado su atención.

"Me parece que es la misma, pero no se puede argumentar frente a los números. Los bateadores hacen contacto más fuerte. Pero no me atrevo a analizar más, realmente no sé".

Las conjeturas incluyen un estudio que asegura diferencias en las costuras de las pelotas desde el receso del Juego de Estrellas de 2015.