Agencia
NUEVA YORK.- Un hombre fue rescatado en la ciudad de Nueva York cuando pretendía saltar al vacío desde el puente Robert F. Kennedy.

“Fue una cosa instantánea. Me di la vuelta. Lo agarramos”

La pronta reacción del policía Claudio Sánchez sirvió para capturar al hombre, que parecía tener la intención de suicidarse, informó la cadena Telemundo.

De acuerdo con información del portal de noticias Excélsior, en medio de una intensa movilización de las fuerzas de seguridad, Sánchez se abalanzó sobre el sujeto luego que éste se colocara una especie de soga en el cuello y cayera inconsciente.

También te puede interesar: Nueva York coloca detectores de metal en las iglesias

“Estaba desesperado. Estaba buscando ayuda”, relató Sánchez.

“Fue una cosa instantánea. Me di la vuelta. Lo agarramos”, agregó.

De acuerdo con el reporte, el hombre, cuya identidad no fue revelada, se encuentra internado en un hospital del Bronx en condición estable pero seria.

Suicidios en Estados Unidos

Estados Unidos enfrenta un sorprendente aumento en los casos de suicidio entre estudiantes de secundaria, informó el portal de noticias López Dóriga Digital.

La tasa de suicidios entre los alumnos de 10 a 14 años se duplicó entre 2007 y 2014, superando por primera vez la tasa de mortalidad en ese grupo de edad por accidentes automovilísticos, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades. Tan solo en el 2014, 425 jóvenes se quitaron la vida.

“Es alarmante, incluso estamos recibiendo casos que involucran a niños de 8 y 9 años”, indicó Clark Flatt, quien creó la Fundación Jason en Tennessee hace 20 años para ayudar a educar a los maestros sobre el suicidio adolescente, luego de que su hijo de 16 años se suicidara.

Investigadores, educadores y psicólogos aseguran que hay varios factores en este incremento: aumento de la presión sobre los estudiantes, mayor incertidumbre económica, mayor temor al terrorismo y redes sociales.

El uso de redes sociales es una preocupación particular, pues ha aumentado el bullying entre un grupo de edad vulnerable. Los jóvenes de las generaciones anteriores dejaban la escuela y evitaban a sus agresores hasta el siguiente día o semana. Ahora, el abuso puede darse a cualquier hora mediante Facebook, Twitter e Instagram.