Agencia
CIUDAD DE MÉXICO.- Efectivamente los perros pueden mover la cola porque están contentos pero también por otros motivos. Por ejemplo, que el animal esté en tensión, indeciso ante una determinada situación o alerta. No te pierdas las claves sobre el lenguaje corporal canino.

La cola de un perro no es solo la prolongación de su columna vertebral sino que es indicadora de su estado anímico y hasta psicológico. Si sabemos interpretar sus movimientos, obtendremos muchísima información de nuestro peludo, informa el portal de noticias Muy Interesante.

Así mueve y coloca su cola el perro, esto es lo que quiere decir:

Si el can mueve la cola enérgicamente de un lado a otro desde la horizontal hacia abajo y hasta da golpes con ella, está claro, está más feliz que una perdiz.

La mascota puede mover la cola pero lentamente y esta está hacia arriba. Su movimiento no es tan amplio como en el caso anterior, ojito, el perro está en alerta y conviene que le dejemos tranquilo.

También te puede interesar: ¿Debes hablarle a tu perro con voz de bebé?

Si la cola la lleva baja pero no entre las patas, el peludo estará tranquilo y muy a gusto.

Es posible que el perro lleve la cola baja, cerca de las patas traseras y que la mueva suavemente y de forma lateral. El peludo no está tranquilo, es posible que no le agrade lo que está viendo en ese momento o sienta desconfianza.

Si el perro lleva la cola baja y entre las patas, a veces casi arrastrándola por el suelo, significa sumisión porque es posible que sepa que ha hecho algo mal y también puede que sienta miedo.

Cuando el peludo lleva la cola totalmente levantada y con la punta hacia arriba, está mostrando su autoridad.

Sin embargo, cuando la cola además de levantada la tiene curvada, nuestro colega se mostrará confiado y estará demostrando control sobre sí mismo.

Si el cánido extiende su rabo horizontalmente significa que está pendiente de algo, que alguna cosa está llamando poderosamente su atención.