Agencia
CIUDAD DE MÉXICO.-  La noche del 7 de septiembre atentaron contra la vida del alcalde electo de Gómez Farías, Blas Juan Godínez Ortega, quien fue trasladado durante la madrugada a la ciudad de Chihuahua para operarlo porque fue herido de bala en la cabeza. Hoy rendiría protesta como alcalde de su municipio a las 16:00 horas.

Durante casi un año, Godínez Ortega ha exigido a las autoridades que localicen a su padre, el médico Blas Juan Godínez, quien fue secuestrado por un grupo armado durante un enfrentamiento que hubo en la región noroeste, entre dos grupos delictivos que pelean la plaza de trasiego de droga, informa el portal web de la revista Proceso.

Según la Fiscalía General del Estado, los familiares del alcalde refirieron que alrededor de las 22:00 horas, un hombre entró al domicilio del médico y solicitó una revisión médica.

En el interior del consultorio, el hombre detonó un arma de fuego en su contra y luego huyó.

También te puede interesar: Hallan alrededor de 166 cuerpos en fosa clandestina en Veracruz

Elementos de la Comisión Estatal de Seguridad desplegados en la zona, trasladaron al médico al municipio de Cuauhtémoc en una ambulancia de la corporación, lo estabilizaron en el hospital Regional y posteriormente lo llevaron a la ciudad de Chihuahua, donde fue ingresado al quirófano. Su estado se reporta delicado pero estable.

Un equipo de agentes del Ministerio Público, policías investigadores, peritos y analistas “continúan con las indagatorias correspondientes para esclarecer el móvil de la agresión, sin descartar ninguna línea de investigación”, indicó la dependencia en un comunicado.

Godínez Ortega  fue candidato por la coalición Juntos haremos Historia, optó por la política para intentar hacer algo más para su municipio y su entorno, que está sumido en la violencia y controlado por grupos delictivos.

Gómez Farías fue uno de los municipios donde ganó la coalición conformada por Morena, Partido Encuentro Social y Partido del Trabajo. En febrero del año pasado, la Fiscalía General del Estado asumió el mando único de ese municipio y de otros seis, porque las corporaciones municipales estaban infiltradas por el narcotráfico y pidieron a los agentes someterse a evaluación y capacitación.

A partir de marzo de 2017, la violencia se incrementó con enfrentamientos, ataques y homicidios, en toda la zona noroeste de la entidad.

El secuestro de su padre

Al padre del alcalde electo se lo llevaron hombres armados de su casa, donde también se encuentran los consultorios de ambos. De acuerdo con Godínez Ortega, los hombres armados ingresaron por el consultorio y caminaron hasta la recámara donde se encontraba su padre. Los delincuentes dispararon contra la casa y vehículos al momento de llevárselo.

Juan Blas Godínez Ortega no cesó de dar entrevistas y de exigir a las autoridades de los tres niveles de gobierno, que encuentren a su padre, quien habría sido secuestrado para atender heridos de un grupo delictivo.

Durante el pasado proceso electoral, accedió a ser candidato con la esperanza, él siguió buscando a su padre, se reunió con autoridades de la Policía Federal, de Chihuahua, pero no ha logrado dar con el paradero de su padre.