Agencia
ESTADOS UNIDOS.- Sin querer este video marcó una de las tendencias más populares que existe en la red: el video viral. Se trata de ‘Bad Day’ (‘Mal día’), una secuencia que fue grabada en 1997 por unas cámaras de vigilancia y que se convirtió en el primer video viral de internet.

De acuerdo con información del portal de noticias SDP noticias, el popular video capta una situación convencional en la que un empleado enfurecido golpea y destruye su computadora con el teclado. Sin embargo, el hombre se muestra tan molesta que continúa pateando y golpeando su monitor durante varios minutos.

También te puede interesar: Primer festival de 'memes' ¡Explota tu creatividad!

Para sorpresa de muchos, se supo que la escena había sido planeada para una campaña publicitaria de Loronix, una compañía de tecnología con cede en Colorado, Estados Unidos. En realidad, la compañía buscaba promocionar su nueva tecnología de grabación para sistemas de vigilancia.  Aunque el video fue subido en 2006 a Youtube, logró popularizarse tanto que en poco tiempo alcanzó más de dos millones de vistas.

Aquí te dejamos el video: 

Fue así como, Vinny Licciardi, el hombre que había sido contratado para filmar el corto, se hizo famoso por el video que, sin querer, se convirtió en una inspiración para el actual género viral.

El meme triunfal

Sammy Griner es el rostro del 'meme triunfal', una de las imágenes más populares de la Red, que millones de personas utilizan para ilustrar pequeñas y grandes victorias de la vida cotidiana. La fotografía que dio origen al meme cumple 10 años desde que se tomó en una playa de Florida (Estados Unidos) cuando el pequeño tenía 11 meses.

Laney Griner, la madre del menor, compartió en Flickr la instantánea en la que su hijo aparece a la orilla del mar con un puñado de arena en la mano mientras aprieta sus labios, informa RT.

Esa imagen, que se viralizó en Internet hasta alcanzar un pico de popularidad en 2012, le valió a Sammy Griner el apodo de 'Success Kid' ('niño exitoso', en español), además de varias ofertas publicitarias y televisivas que su familia declinó para que tuviera una infancia normal.