Agencia
LONDRES.- Parece que el príncipe William necesita más horas de sueño, pues en su primer evento oficial tras de haber nacido su tercer hijo, se quedó dormido.

Como cada año los royals asistieron al Anzac Day Service en Westminster Abbey. El duque de Cambridge iba acompañado por Meghan Markle y Harry, aunque por supuesto la gran ausente fue Kate Middleton, quien, seguramente, se quedó en casa recuperándose y al tanto del recién nacido.

También te puede interesar: 'Luismi' detiene concierto y ayuda a fan a pedir matrimonio (video)

Durante el servicio, William fue captado teniendo dificultades para mantener los ojos abiertos y, aunque se ve que luchó por mantenerse atento a la misa, la verdad es que su parpadeo era tan constante que llegó un momento en que dormitó.

El baby royal -del que aún se desconoce nombre- nació el lunes a las 11am en el hospital de St. Mary’s en Paddington e hizo su debut ante el público tan sólo 7 horas después del parto. Sanos, mamá e hijo volvieron al palacio el mismo día que ingresaron al hospital.

En cuanto a Kate, la verdad es que tiene mucha ayuda para cuidar a sus tres pequeños, ya que, se dice, su madre se está quedando con ella para apoyarla en esta nueva etapa.

"La reina, el duque de Edimburgo, el príncipe de Gales, la duquesa de Cornualles, el príncipe Harry y los miembros de ambas familias han sido informados y están encantados con la noticia", se agregó en los comunicados publicados en redes sociales.

Con información del portal Quién.