Agencia
MÉXICO.- La Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) implementó un operativo interinstitucional marítimo y terrestre en Ensenada, Baja California, como parte del Operativo "Protección de los recursos naturales en ecosistemas costeros" y "México protege sus manglares".

En la dependencia precisaron que dicho operativo constó de recorridos de inspección y vigilancia marítima, diurnos y nocturnos en las áreas naturales protegidas de la “Reserva de la Biosfera de Bahía de los Ángeles, canales de Ballenas y de Salsipuedes”.

También te puede interesar: Gritos salvan a menor de ser abusada

Asimismo, en el “Parque Nacional Zona Marina del Archipiélago de San Lorenzo” y “APFF Islas del Golfo de California”, en donde se realizaron recorridos a fin de detectar actividades de pesca en zonas prohibidas, así como la presencia de redes prohibidas en el litoral marino-costero.

Para ello, la Profepa contó con la participación conjunta y coordinada con personal de la Secretaría de Marina-Armada de México (Semar), la Policía Federal División Gendarmería, de la Comisión Nacional de Acuacultura y Pesca (Conapesca), y de la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (Conanp).

También se hicieron recorridos terrestres en el litoral de las áreas naturales protegidas “RB Bahía de los Ángeles, canales de Ballenas y de Salsipuedes”, para combatir el tráfico ilegal de ejemplares de especies protegidas de vida silvestre.

Se inspeccionaron además campos pesqueros con la finalidad de detectar la presencia o evidencia de la pesca de especies protegidas como la totoaba o tortugas marinas y de artes de pesca prohibidas.

La procuraduría ambiental busca unir esfuerzos en el combate frontal del aprovechamiento, transporte, posesión y tráfico ilegal...

Como resultado de las acciones implementadas se logró el aseguramiento de un paño de red de "seda" (material prohibido para redes de pesca), con luz de maya prohibida de 18 pulgadas, de longitud de 200 metros y con caída de 1.8 metros.

Decomisaron una red instalada (en operación) con luz de maya de 9 pulgadas, con una longitud de 200 metros y una caída de 1.8 metros, mismas que fueron depositadas en la Región Naval de Bahía de Los Ángeles a disposición de la Secretaría de Marina para su posterior destrucción.

Con estas acciones interinstitucionales coordinadas, la procuraduría ambiental busca unir esfuerzos en el combate frontal del aprovechamiento, transporte, posesión y tráfico ilegal de especies de vida silvestre, así como la protección de nuestros ecosistemas.

Con información del portal de noticias Notimex.