Agencia
CIUDAD DE MÉXICO.- La creencia popular del mal de ojo, extendida en casi todo el mundo,  consiste en que cualquier persona es capaz de perjudicar a otra con sólo mirarla, su efecto puede ser inconsciente o totalmente consciente.

¿Qué es el mal de ojo?

El mal de ojo es producto de la envidia que siente una persona por otra. En el aspecto positivo es cuando una persona siente admiración por otra.

En los países orientales se piensa que las personas con los ojos claros tienen mayor poder para provocar el mal, pues son personas que al tener más envidia acumulan tanta maldad que hechizan a la persona con la mirada, informa el portal de entretenimiento Televisa Espectáculos.

Este hechizo también es considerado como una manifestación de la energía y sus posibles efectos y síntomas dependerán si la persona cree o no en el mal.

También te puede interesar:  ¿Por qué los maridos estresan más a sus esposas que los hijos?

Protección en contra del mal de ojo

Basta con no creer en él para que una mirada envidiosa no logre hechizarte.

En muchas culturas se cree que prevenir o quitar el mal de ojo es cuestión de amuletos o rituales.

Por ejemplo, en lugares de Sur América, se cree que fregar un huevo en el cuerpo de la persona afectada, romperlo luego y ponerlo en un vaso de agua debajo de la cama, absorbe la energía y protege en contra del mal de ojo.

En otras culturas, se cree que llevando una cinta de color rojo evitará que sufras el mal de ojo. También se cree que usar una prenda al revés sirve como protección ante esto.

Sin embargo, si entendemos el mal de ojo como un ataque psíquico, la mejor protección y prevención en su contra es la purificación y fortalecimiento de nuestro campo energético y nuestro entorno. Igualmente, no alimentemos el mal de ojo creyendo en él. Nuestro miedo y constante preocupación en estos casos refuerza la energía negativa y nos hace más vulnerables. Tome medidas preventivas, protéjase y concéntrese en algo más.