Agencia
PUEBLA.-El ayuntamiento de Puebla trató de justificar las actividades de sus inspectores de Vía Pública, tras el vídeo que circula en redes sociales y que exhibe a dos de estos servidores públicos cuando impiden, por la fuerza, a una niña vender sus gelatinas en la avenida Juárez, además de decomisarle su mercancía.

De acuerdo con Excélsior, la videograbación de una automovilista, quien más tarde la compartió en redes sociales, ha generado indignación entre los usuarios, por lo que la Secretaría de Gobernación Municipal explicó que en estos casos "invariablemente" encuentra "casos de explotación laboral infantil".

Por lo anterior, abundó que "con el decomiso buscamos que los padres aparezcan para ofrecerles dos alternativas: que sus hijos reciban atención en el DIF Municipal y vincularlos a ellos para conseguir un empleo, o bien, proceder legalmente contra ellos por obligar a un menor a trabajar.

También te puede interesar: Clausuran restaurante por 'caprichito' de hija del director de la Profeco

En el material audiovisual que circula en Twitter y Facebook se aprecia cómo en la avenida Juárez uno de los sujetos arrebata a la niña su vitrina llena de gelatinas, camina a una camioneta oficial y la coloca en la parte trasera de la unidad.

Ese mismo servidor público sube a la parte trasera de la camioneta, mientras su compañero lo hace en el asiento del copiloto.

Ante este escenario, la dependencia municipal subrayó que "independientemente de lo anterior, los funcionarios de Vía Pública deben cumplir con los protocolos, incluyendo los de identificación. Si no lo hubieren hecho, serán sancionados por ello".

Vale subrayar que las críticas de los usuarios están centradas en que los servidores públicos actuaron en contra de una menor de edad y en una zona sin puestos callejeros, cuando en el Centro Histórico hay calles invadidas de ambulantes con exhibidores metálicos, donde no hay operativos para evitar enfrentamientos con los comerciantes informales.