Agencia
Puebla.- Desgarrador momento vivió la madre de uno de los linchados en Acatlán, Puebla, pues mientras el pueblo enardecido quemaba el cuerpo de su hijo, la mujer observaba lo ocurrido mediante una transmisión en vivo de Facebook.

De acuerdo con el portal de noticias El Sol de México, los habitantes del municipio de Acatlán de Osorio condenaron a muerte a Alberto Flores Morales, de 53 años, y Ricardo Flores Rodríguez, de 21, a quienes los acusaron de intentar robar a menores de edad, por lo que decidieron lincharlos.

Mientras ambos se calcinaban, la gente disfrutaba los hechos y en los videos difundidos en las redes sociales, se escuchaban gritos de que nadie se iba a volver a meter al pueblo.

También te puede interesar: Turba quema a dos supuestos ‘robachicos’; eran inocentes

Durante la transmisión en vivo, Charo Rodríguez, madre de Ricardo, pidió piedad y argumentó que las víctimas eran inocentes.

“Él es mi hijo no le hagan daño por favor, él no es ningún secuestrador él es de Tianguistengo junto con su tío, ingratos por qué quemaron su camioneta si ellos no son secuestradores soy madre, tiéntense el corazón por favor. Él es mi hijo, no le hagan daño por favor son de Tianguistengo” (sic).

La madre de Ricardo lamentó que hayan matado a su hijo y compartió en su perfil uno de los videos que se transmitió en Facebook. Ricardo fue quemado vivo junto con su tío luego de que la gente los confundió con presuntos robachicos.

Aunque ellos argumentaron que eran campesinos y que habían ido a hacer un mandado, la gente no les creyó

Minutos después, la mujer difundió la foto de los hombres calcinados y escribió:

Familia exige justicia

Apenas unos minutos después de la ejecución pública, familiares arribaron al lugar para identificar a Alberto y Ricardo.

Al ver sus cuerpos, exigieron justicia y manifestaron que no eran delincuentes, sino campesinos de la comunidad de Tianguistengo y fueron a San Vicente Boquerón a realiza. un encargo.

Además, revelaron que Ricardo N. deja tres niños en la orfandad, entre ellos a una niña recién nacida.