Agencia
WIMBLEDON, Reino Unido.- Camila Parker en la actualidad tiene el título de  duquesa de Cornualles. Sin embargo, eso cambiará una vez que su esposo, el príncipe Carlos, se convierta en rey de Inglaterra (lo cual está a punto de suceder).

También te puede interesar: Dan a conocer la “mecha suicida” de Antonhy Bourdain

Se dice que el Príncipe Carlos y Camilla Rosemary Shand se conocieron en 1971 en un partido de polo, pues ambos frecuentaban los mismos círculos sociales. La pareja pronto comenzó a salir, pero se separaron antes de que ella se casara con el oficial del ejército británico, Andrew Parker Bowles. 

"Supongo que la sensación de vacío pasará con el tiempo", escribió Carlos después de la ceremonia, quien nunca imaginó que su antiguo amor acabaría por convertirse en su segunda esposa.

Después de la muerte de la princesa Diana, Parker y el príncipe Carlos esperaron dos años para aparecer en público. En esos momentos, la situación indicó que su relación no era sólo una cosa momentánea, sino algo completamente formal. Fue en 2005 cuando Carlos y Camilla Parker Bowles anunciaron su compromiso y se casaron ese mismo año. 

La ex-divorciada usaría el título de Su Alteza Real duquesa de Cornualles, aunque el matrimonio también la hizo legalmente Princesa de Gales. Parker eligió usar la forma femenina del título alternativo de su ahora esposo porque el público todavía pensaba en Diana con ese papel.

"La mayoría de los expertos constitucionales están de acuerdo en que por derecho y tradición, ella tiene derecho a ser reina", dijo la escritora Sally Bedell Smith.

Ante ello, la duquesa de Cornualles ha trabajado incansablemente para mejorar su imagen pública y su esposo quien alguna vez estuvo casado con la memorable Diana de Gales, quiere una reina, no una princesa a su lado, luego de su coronación.

Cabe mencionar que el príncipe Carlos también puede cambiar su nombre cuando herede el trono. Se dice que usará a Jorge VII en lugar de Carlos III para honrar a su abuelo materno. De cualquier manera, con tantos títulos por recordar, seguramente la gente seguirá utilizando los nombres de Carlos y Camila, sin importar lo que dicte el protocolo.