Hay edificios empresariales que cuentan con un cuarto amplio, donde no hay nada más que máquinas, leds, cables, puertos y diversos recursos de hardware, y si alguna vez has entrado, habrás notado que es muy frío.

Estos cuartos son los llamados Data Center o Centro de Procesamiento de Datos y son el espacio informático que contiene todos los recursos tecnológicos y que procesan toda la información interna de la empresa.

Los Data Center, contienen toda la información vital de una empresa, desde: registros de los clientes, operaciones, proyectos, balances e información de los empleados.

Como la cantidad de datos que procesan son grandes, todo el hardware empleado generalmente ocupa mucho espacio y tienen que estar en mantenimiento constante para asegurar que no haya ninguna falla en el sistema, y así el personal autorizado y analistas, puedan acceder a la información sin ningún riesgo y demora.

Debido a la importante información que almacenan, los niveles de seguridad con las que se equipan estas áreas, como la encriptación, deben de ser tan buenas como el propio funcionamiento de la empresa.

Los Data Center deben de contar con sistemas de seguridad de alto nivel para evitar alguna intrusión y debidos planes de acción en contra de ataques cibernéticos o desastres naturales Algunas de estas medidas son: lectores de identificación, como los biométricos, para controlar quién tiene acceso; sensores de movimiento, para saber cuándo alguien accede a los sistemas, softwares de protección para prevenir la pérdida de información por virus y firewalls que garantizan que ningún hacker tenga acceso remoto a la información.

Cabe señalar que todos los Data Center tienen medidas para prevenir no solo ataques de intrusos, sino eventualidades como cortocircuitos, incendios y cambios de tensión.

Afortunadamente en México, la empresa Seguritech, líder en materia de seguridad, provee todos estos servicios a los clientes que se preocupen por la seguridad de su empresa.

Seguritech diseña y provee la mejor integración tecnológica para evitar cualquier fallo ya sea físico o virtual, lo cual garantiza la seguridad de la información y el correcto funcionamiento de los sistemas.