Agencia
Reino Unido.- En Reino Unido juzgan a una mujer sospechosa de matar a su hijo el mismo día en que debía acudir a una audiencia donde se decidiría su custodia.

De acuerdo con el portal de noticias RT, durante una audiencia en el Tribunal de la Corona de Birmingham este viernes, se leyeron cartas encontradas en la casa de Speed que revelaron que ella prefería que su hijo estuviera muerto antes que verlo irse con su padre, informó la prensa británica.

También te puede interesar: 'La viuda feliz': mató a tres maridos y una broma la delató

La madre fue identificada como Lesley Speed, de 44 años, y fue acusada de estrangular y asfixiar a Archie Spriggs, de 7 años, el día en que acudiría a la corte junto con su expareja, Matthew Spriggs. Los hechos tuvieron lugar el 21 de septiembre del año pasado.

"Ya no quería vivir más"

Darren Jones, compañero sentimental de Speed, encontró al menor muerto en su cama. La mujer fue hallada con heridas de arma blanca en el cuello, brazos y muñecas. Fue trasladada a un hospital y tras su recuperación fue acusada de asesinato.

Según los médicos, Speed afirmó que "ya no quería vivir más".

Además, la corte escuchó cómo a la mujer le diagnosticaron depresión en 1998 y en 2014, un recurso que su equipo de abogados utilizó en su defensa. El caso aún no fue cerrado.