Agencia
CIUDAD DE MÉXICO.- Una relación abusiva o violenta no comienza abiertamente, pero es fácil que una mujer quede atrapada en ella si no advierte las primeras señales de peligro.

Las relaciones vistas desde afuera parecen idílicas, perfectas. Sin embargo, a veces todo parece marchar sobre ruedas cuando en realidad no es así. Lo que sucede en la intimidad de la pareja suele quedarse precisamente allí, y para la gente en relaciones tóxicas o violentas, salir de la situación es más difícil de lo que parece.

También te puede interesar: ¿Cada cuándo debes cambiar de pareja?

Según afirmó la psicóloga Adriana Guraieb en diálogo con Infobae, estar implicado en una relación violenta se transforma en un infierno abrumador y demasiado peligroso. Allí, el respeto por el otro es inexistente, la comunicación falla y la violencia es moneda corriente.

Si estás en una relación de pareja y notas uno o más de los comportamientos listados a continuación, ten cuidado, protégete a ti misma, y si sientes que es una situación difícil de manejar, busca ayuda externa o profesional, informa el portal Milenio.

- Es celoso e intenta aislarte de tu círculo social.

- Tiene prisa por comprometerse.

- Controla tu celular, correos electrónicos y redes sociales.

- Tiene cambios de humor o se enoja fácilmente.

- Te presiona para tener relaciones sexuales.

- Tiene expectativas poco realistas sobre ti.

- Su forma de ver el rol femenino es rígida.

- Te llama con apodos o de formas que te hacen sentir mal.

- Usa información de tu pasado o tu presente en contra tuya.

- Culpa a los demás sobre sus problemas.

- Es cruel con personas vulnerables o sobre las que tiene control.

- Trata mal a los animales.

- Te ha hecho amenazas verbales.

Cualquiera de estos comportamientos es un riesgo de que la convivencia se vuelva más violenta o abusiva con el tiempo. Cuida de ti misma y aléjate, mereces una relación en la que ambos obtengan amor, respeto y contención.