Agencia
Ciudad de México.- Si bien no es algo grave o poco común, ocasionalmente existen problemas para poder curarse el hipo, que no es otra cosa que un movimiento involuntario de diafragma que dificulta una respiración normal.

De acuerdo con la Sociedad Española de Médicos Generales y de Familia, el hipo prolongado puede catalogarse como agudo si dura menos de 48 horas, persistente si dura hasta un mes o incluso intratable si se alarga más de dos meses; los expertos culpan al diafragma, el músculo que se localiza en la base de los pulmones.

También te puede interesar: ¿Qué tan malo es aguantarse un estornudo? Aquí te lo decimos

Añade que hasta el momento se desconoce la función fisiológica del hipo, pues no tiene una función protectora como otros reflejos, por ejemplo la tos o el vómito, informó el portal de noticias de López Dóriga Digital

Si bien no siempre funcionan, hay varios remedios que podrían ponerle fin al hipo, siendo los más comunes los siguientes:

Estornudar o toser.
Dar un golpe en la espalda.
Levantar la úvula con una cuchara fría.
Respirar dentro de una bolsa de papel.
Flexionar las rodillas sobre el tórax.
Estar en apnea el máximo tiempo posible.
Realizar una maniobra de Valsalva (exhalar aire con la glotis cerrada o con la boca y la nariz cerradas).
Tomar agua lentamente.

De acuerdo con La Gran Época, las dudas que aparecen cuando se sufre una crisis de este tipo son múltiples. El hipo, que también se conoce técnicamente como singulto, puede variar según su duración y sus causas. Pese a los numerosos trucos que se han difundido para quitarlo, no existe un remedio mágico con el que aliviar un problema que generalmente no suele tener relevancia clínica.