Agencia
WASHINGTON, Estados Unidos.- Gary Cohn, el jefe de asesores económicos del presidente estadounidense Donald Trump, dejará su cargo en las próximas semanas, en medio de diferendos por el plan presidencial de imponer aranceles a las importaciones de aluminio y acero a Estados Unidos.

De acuerdo con información de Notimex, Cohn, exdirectivo de Goldman Sachs y considerado parte del grupo de colaboradores partidarios de libre comercio, tuvo un papel clave en la arquitectura de la reforma de recorte fiscal que se convirtió en el logro central del primer año de la presidencia de Trump.

También te puede interesar: ‘Guerra comercial’ enfrenta a Trump con los republicanos

Antes de su dimisión, medios estadounidenses reportaron que Cohn encabezaba un sector de la Casa Blanca opuesto a la imposición de aranceles, y que renunciaría si el presidente continuaba con su plan.

“Gary ha sido mi principal asesor económico e hizo un trabajo magistral en empujar nuestra agenda, ayudando a aprobar históricos recortes fiscales y liberando a la economía de Estados Unidos una vez más”, señaló Trump en una breve declaración.

“Es un talento único y le agradezco su servicio dedicado para el pueblo estadounidense”, añadió el presidente, confirmando el anuncio que tuvo lugar después del cierre de los mercados en Wall Street.

Cohn, de 57 años, agradeció a Trump la oportunidad de trabajar en la Casa Blanca, y agregó: “ha sido un honor servir a mi país y promulgar políticas pro crecimiento económico en beneficio del pueblo estadounidense, en particular la aprobación de una reforma impositiva histórica”.

Cohn, de origen judío, ya había tenido un diferendo público con Trump cuando el mandatario defendió a los supremacistas blancos durante los disturbios raciales en Charlottesville.

La renuncia de Cohn se suma a una creciente lista del primer círculo de colaboradores de Trump que deja la Casa Blanca, es forzado a salir o es despedido.

La lista incluye al primer jefe de Gabinete, Reince Pribus, identificado con el sector tradicional del Partido Republicano; sus directores de comunicación, Anthony Scaramucci, quien sólo duró ocho días en el cargo; su sucesora, Hope Hicks, y su polémico portavoz Sean Spicer.