Agencia
Tailandia.- Los equipos de rescate lograron hallar con vida a los 12 niños que desaparecieron junto a su entrenador hace nueve días en una de las atracciones turísticas de este país asiático, la cueva Tham Luang Nang Non, en Tailandia, según dio a conocer el gobernador de la provincia de Chiang Rai. "Miembros de la Marina tailandesa a los 13 con signos de vida", afirmó Narongsak Osottanakorn a los periodistas.

Los menores que estaban desaparecidos tienen entre 11 y 16 años y forman parte de un equipo de fútbol. El entrenador tiene 25 años. Submarinistas del Ejército tailandés han sondeado el fondo de la cueva, donde el agua alcanzó en algunas partes hasta cinco metros de altura debido a las fuertes lluvias del monzón de los últimos días, informa el portal El País.

También te puede interesar: ONG española rescata a más de 50 migrantes del mar Mediterráneo

Según el Bangkok Post, los visitantes deben cruzar un pequeño arroyo para entrar en la cueva, lo que la hace inaccesible si sube la corriente. "A pesar de que pueden no tener nada para comer, deberían tener agua para beber", afirmó el pasado martes el viceprimer ministro tailandés, Prawit Wongsuwon.

Tham Luang Nang Non es una atracción turística de seis kilómetros de largo bajo tierra y está cerca de la frontera con Myanmar. Se cree que los niños y su entrenador estaban en una cámara de la extensa red de cuevas. Equipos médicos esperaron durante este tiempo a la entrada del lugar, al que llegaron buzos de la Armada para acceder a las cavernas más profundas. Hasta ahora, la única señal de los niños desaparecidos eran las bicicletas que dejaron con candado en la entrada.

Desde el pasado sábado, los parientes de los menores acamparon en la zona a la espera de noticias. Entre los presentes, ha estado uno de los compañeros de los jóvenes, un niño de 15 años que no fue con ellos de viaje. "No puedo concentrarme en la escuela sabiendo que están allí", dijo hace unos días a los medios locales.

La cueva Tham Luang no es muy frecuentada por los turistas extranjeros, ya que está situada en un lugar alejado, pero una pequeña estatua de Buda que hay dentro atrae a los lugareños que veneran en la zona.