Agencia
LOS ÁNGELES, Estados Unidos.- El equipo de trabajo de la cantante de pop, Britney Spears, ha decidido retirar todo el alcohol de los conciertos que realiza actualmente, para evitar que vuelva a tener problemas de adicciones.

De acuerdo con información de Notimex, la intérprete ha pasado por diversos problemas personales y profesionales, es por esto que tiene estrictos controles de su propio personal, de acuerdo a información de El País.

También te puede interesar: Con dieta de Britney sí puedes comer hamburguesas

“El equipo de Britney ha marcado unas líneas muy estrictas de que no se sirva nada de alcohol detrás del escenario, porque quieren mantenerlo alejado de ella, pero también de muchos de sus bailarines, que no tienen edad para consumir”, explicó una fuente.

Asimismo, se reportó que cuando la rubia vocalista de 36 años, iba a salir de gira, algunos de sus asistentes acudían a los hoteles, para asegurarse de que no hubiera alcohol en las habitaciones, ni fiestas.

“Los empleados de su gira pueden esperar muchas normas”, se detalló, y se agregó que los bailarines tenían prohibido el alcohol y drogas, incluso se podrían someter a controles aleatorios.

El nuevo tour de Britney por Europa, incluye destinos como París, Oslo, Londres, Dublín y Berlín, después de haber actuado en Las Vegas, Nevada, durante cuatro años.

Cuando Britney Spears daba un concierto en Maryland como parte de su tour Piece of me, cuando sufrió un penoso accidente.

Todo marchaba bien hasta que su top le jugó una mala pasada durante la canción "Do something": en un movimiento de la coreografía, a la cantante se le movió el traje y uno de sus pechos quedó al descubierto.

Spears intentó subir el top, pero no tuvo éxito, por lo que decidió continuar así hasta el final de la canción.