Agencia
España.- La pasta de dientes no se hizo para ser ingerida, sin embargo algunas veces accidentalmente la tragamos sin querer, lo cual debe evitarse, sobretodo, después de los resultados de un nuevo estudio realizado por la Universidad de Massachusetts, que alerta de los peligros de uno de sus componetes, el triclosán, que también está presente en otros productos de higiene y limpieza.

Los investigadores hicieron un experimento con ratones a los que suministraron este compuesto por vía oral. El triclosán tiene propiedades bactericidas y, por eso, se utiliza en la pasta de dientes para combatir la gengivitis. Pero al llegar al intestino de los animales, afectó a su flora intestinal, matando las bifidobacterias, informa el portal de ciencia y salud, Quo.com.

También te puede interesar: ¿Cómo saber si te faltan vitaminas?

El resultado fue que los ratones sanos experimentaron síntomas de inflamación intestinal leve, con colitis y diarrea. Los que ya tenían problemas intestinales previos, agravaron sus síntomas. Y, lo más preocupante de todo, aquellos que tenía cáncer de colon, aceleraron el crecimiento de sus tumores.

Los autores del estudio no quieren alarmar innecesariamente a la gente. Por eso, explican que la dosis de triclosán ingerida por los ratones no tendría semejantes efectos en el ser humano porque sería demasiado baja para el organismo.

Pero recuerdan que, aunque se han estudiado los efectos de este compuesto sobre la salud cuando se ingiere en grandes dosis, no se conocen cuales puede producir a largo plazo si se ingiere en dosis muy pequeñas.

Agregan que aunque las personas no se traguen la pasta de dientes, su organismo puede absorber triclosán a través de la mucosa bucal. De hecho, los análisis realizados en Estados Unidos revelaron muestras de esta sustancia en el 75% de los voluntarios que participaron en las pruebas.