Agencia
Rusia.- Recolectores de setas se llevaron el susto de su vida luego de que un enorme agujero se abriera repentinamente en la zona en la que se encontraban. El enorme socavón tiene un diámetro aproximado de 50 metros y una profundidad equivalente a un edificio de 16 pisos.

De acuerdo con el portal de noticias López Dóriga Digital, el agujero ha generado temor en los pobladores de la villa de Neledino, cercana a donde ocurrió el fenómeno, debido al temor de que un agujero similar pueda tragarse sus viviendas.

También te puede interesar:Éxito de Inglaterra en Copa del Mundo incomoda a Theresa May

Sin embargo, expertos indicaron que es un fenómeno natural y no se debió a una explosión o alguna clase de erupción.

Conocido como Karst, esta clase de agujeros ocurre por la meteorización de rocas como la caliza o el yeso al contacto con la atmósfera.

En los últimos años, el calentamiento global y el derretimiento del permafrost (las capas más antiguas del hielo en la tierra) en diversas zonas de Rusia ha llevado al surgimiento de varios de estos agujeros en territorio ruso.