Agencia
MOSCÚ.- Vladimir Putin fue investido para un cuarto mandato presidencial que le mantendrá en el poder hasta 2024, tras 18 años al frente de Rusia como jefe de Estado o de gobierno.

Poco después de la ceremonia, Putin propuso de nuevo a Dmitri Medvedev como primer ministro, una candidatura que debería ser aceptada sin problemas por la Duma, la cámara baja del parlamento.

También te puede interesar: No queremos confrontación, pero si es antes mejor: ministro israelí

"Considero mi deber y el sentido de mi vida hacer todo lo posible por Rusia, por su presente y por su futuro", declaró después de prestar juramento con la mano sobre la Constitución en una ceremonia solemne en el Gran Palacio del Kremlin, en Moscú, en presencia de los presidentes de ambas cámaras del parlamento ruso y del tribunal constitucional.

Putin, reelegido presidente en marzo con el 76.7 por ciento de los votos, el mejor resultado desde su llegada al poder en el año 2000, es más que nunca el hombre fuerte de Rusia, de nuevo en primera línea internacional al precio de tensiones con los países occidentales.

"Si un dirigente defiende los intereses de su país, que se quede en el poder hasta el fin de sus días"...

"Soy particularmente consciente de mi responsabilidad colosal ante cada uno de vosotros, ante Rusia", afirmó Putin durante la ceremonia. "Haré todo lo posible para aumentar el poder, la prosperidad y la gloria de Rusia", aseguró ante los diputados, senadores y personalidades del mundo cultural reunidos en el Kremlin.

También dio las gracias al pueblo ruso por su "apoyo sincero" y dijo que el pueblo "es importante no sólo para defender nuestras propuestas en la escena internacional sino también (...) para los cambios positivos profundos en el interior del país".

"Si un dirigente defiende los intereses de su país, que se quede en el poder hasta el fin de sus días", dijo Maxim Kuznetsov, un repartidor de Moscú, horas antes de la ceremonia, a la que Putin acudió con una limusina de fabricación rusa.

Comisión electoral

Las elecciones de marzo, en las que quedó muy por delante de sus rivales, fueron calificadas de "transparentes al máximo" por la comisión electoral. La oposición y las ONG's denunciaron sin embargo miles de irregularidades, como urnas rellenadas ilegalmente o electores traídos en autocar para votar bajo presión de sus jefes.

Dos días antes de la investidura, el sábado, tuvieron lugar en toda Rusia manifestaciones contra Putin  organizadas por su principal opositor, Alexéi Navalny.

En muchos casos las manifestaciones, prohibidas por las autoridades, fueron dispersadas violentamente y hubo más de mil 500 arrestos, entre ellos el de Navalny, liberado poco después.

Navalny, inelegible tras una condena penal orquestrada por el Kremlin, no se pudo presentar a las presidenciales.

El 6 de mayo de 2012, un día antes de la anterior investidura de Putin, una manifestación de la oposición en la plaza Bolotnaia de Moscú provocó enfrentamientos con la policía y varios manifestantes fueron condenado a penas de prisión.

Con información del portal de noticias Milenio.