Agencia
CIUDAD DE MÉXICO.- Si bien la papaya, que florece durante los meses de febrero a septiembre, tiene primordialmente un uso comestible, también es empleado para restaurar terrenos deteriorados por la explotación minera, ablandar carnes y en la industria jabonera.

Esta fruta tropical es una caja de buenas sorpresas para la salud. Para comenzar, contiene mucho agua, por lo que es refrescante, y es pobre en hidratos de carbono, proteínas y grasas, según la entidad 5alDía, así que es una fruta ligera.

También te puede interesar: Con solo 15 minutos de ejercicio puedes hacer grandes cambios

Su contenido en vitamina C, esencial para poder absorber el hierro y muy importante para la formación de glóbulos rojos, huesos y dientes, es superior al de la naranja. Y también es rica en provitamina A, que garantiza una buena salud de la piel, el cabello, los huesos y los dientes. Además, a este elemento “se la atribuye una acción preventiva frente al cáncer y la enfermedad cardiovascular”, indica 5alDía.

“Por su alto contenido en vitaminas y minerales, principalmente calcio, la papaya destaca por su contenido en enzimas que favorecen la digestión, desintoxican y disocian la albúmina”, explica la Fundación Española de la Nutrición (FEN). Y prosigue contando las bondades de esta fruta: “es excelente para la salud debido a sus enzimas. Investigaciones recientes han demostrado sus beneficios para la salud fisiológica y psíquica”.

También es destacable el efecto cicatrizante de la papaya, por ejemplo para úlceras gástricas. Y gracias a su elevada cantidad de retinina facilita el bronceado, porque ayuda a la melanina en la coloración de la piel. Calcio, magnesio, fósforo y hierro son los principales minerales presentes en la papaya, que también es una buena fuente de fibra.

Una investigación, realizada por la Escuela de Agricultura de la Universidad de Hainan, en la República Popular de China, determinó que el bencilglucosinolato que se encuentra en la pulpa y semilla de la papaya inhibe la proliferación de células cancerígenas.

Según información de MedlinePlus, la papaya fermentada, una de las formas de presentación de este fruto, contribuye a la disminución de azúcar en la sangre en personas con diabetes.