Agencia
CIUDAD DE MÉXICO.- Todo el mundo puede enojarse de vez en cuando, pero el problema reside cuando esos episodios se repiten en demasiadas ocasiones, ya que la ira y el enojo pueden hacer estragos, no sólo en las personas que tenemos al lado, sino también en nuestro cuerpo. 

Diversos estudios indican que la ira aumenta las posibilidades de padecer ciertas enfermedades del corazón, sobre todo en lo hombres. También causa problemas de estrés, digestivos, insomnio, dolores de cabeza, gastritis, etc. Por ello es vital aprender a controlar los episodios donde la temperatura y el color rojo de nuestro rostro empieza a aumentar, publicó el portal Mejor Salud.

También te puede interesar: ¿Puedes morir de amor? Aquí te decimos

De acuerdo con el portal Muy Interesante, a veces es inevitable sentirse molesto, pero te decimos cómo sacar la frustración y mejorar tu estado de ánimo:

Finge una sonrisa. Según investigadores del Departamento de Psicología de la Universidad de Kansas, el simple hecho de sonreír disminuye el estrés y mejora el estado de ánimo. Así que aunque en un principio sea falsa, eventualmente te sentirás mejor.

Cómete un snack. Ciertos alimentos contienen sustancias que reducen el estrés. Las nueces, el kiwi, la piña y los tomates contienen serotonina que mejora el estado de ánimo.El chocolate también es una opción, ya que contiene polifenoles que brindan al cuerpo el sentimiento de satisfacción. Una pequeña porción puede ayudarte, solo recuerda que el balance es importante. 

Utiliza aromaterapía. Está comprobado que el olor a lavanda y a naranja generan tranquilidad en las personas. Esparce un poco en tu casa u oficina y verás que te sentirás más tranquilo.

Sal a dar un paseo. Caminar es una manera sencilla de dejar atrás los pensamientos negativos. Investigadores del Michigan Medicine han demostrado que caminar en la naturaleza o en algún espacio abierto incrementa el bienestar y la salud mental. 

Regala un abrazo. Esta simple acción desencadena una serie de respuestas químicas dentro de tu cuerpo. Según Tiffany Field, directora del Touch Research Institute de la Universidad de medicina de la Universidad de Miami, al momento del abrazo se estimulan los nervios y aumenta la oxitocina. Además, la frecuencia cardíaca y el cortisol –conocida como la hormona del estrés– disminuyen.