Agencia
CIUDAD DE MÉXICO.- Protegerse del daño que provoca una larga exposición a los rayos ultravioleta (UVB) del Sol durante las vacaciones, es una tarea importante que debe llevarse a cabo de forma adecuada.

Los dermatólogos recomiendan usar bloqueador solar cada vez que uno se exponga a la luz del sol por más de 20 minutos, pero ¿cómo saber cuál es el indicado para protegernos?

También te puede interesar: ¿Sabes qué es la canícula? Prepárate durará 40 días

Lo primero que debes de hacer es revisar el número del FPS o Factor de Protección Solar de cada uno de los bloqueadores solares que veas en el mercado, para saber por cuánto tiempo bloquea los rayos UVB.

Un protector con FPS de 30 significa que puedes pasar hasta 30 veces más tiempo en el sol antes de sufrir daños en tu piel, que si te expusieras sin él.

Tomando en cuenta que el Sol comienza a quemar la piel luego de 5 minutos de exposición ininterrumpida, un bloqueador con FPS 30 multiplicará este tiempo de exposición por 30, permitiéndote permanecer afuera por 150 minutos antes de tener que volver a aplicarte el bloqueador o de regresar a la sombra.

Cabe resaltar que cada piel es única y el factor de protección variará de acuerdo a tu actividad física, la sensibilidad de tu epidermis y la intensidad del Sol.

La Academia Americana de Dermatología recomienda usar bloqueadores con FPS de 30, debido a que la diferencia entre un FPS de 30 y otro de 60 o superior, es insignificante.

Si bien un bloqueador protege contra rayos UV, el Sol también emite rayos UVA que provocan daños en la epidermis e incrementan el riesgo de desarrollar cáncer de piel.

Se recomienda adquirir un bloqueador de amplio espectro que proteja contra rayos UBV y UVA. Si la etiqueta no dice nada acerca de ser de “amplio espectro”, busca entre sus ingredientes componentes como dióxido de titanio, óxido de zinc, avobenzona, cinoxato, oxibenzona u octilmetoxicinamato.

Una vez cubierto el tema sobre cómo elegir el protector solar ideal para ti, es hora de aprender a aplicarlo sobre la piel.

Aplicación

Se recomienda colocar una capa fina (pero visible) de protector sobre la piel antes de salir al Sol. También es mejor colocarlo al menos 30 minutos antes de exponerse al aire libre, ya que de esta manera, el bloqueador se fijará mejor a la piel.

Los expertos recomiendan usar 29 mililítros de bloqueador para cubrir la piel expuesta de un adulto. Si no tienes con qué medir esta cantidad, puedes llenar la palma de tu mano o un vaso de tequila para saber exactamente cuánto necesitarás.

Toda tu piel debe estar protegida del Sol con bloqueador; eso incluye orejas, nuca, cuello, rostro, pies, brazos, manos, torso y todas las áreas que no están cubiertas con ropa especial para protegerte de los rayos UV.

La cara es una de las partes más importantes para aplicar bloqueador solar. Recuerda cubrirla toda con suficiente para evitar sufrir quemaduras provocadas por una larga exposición al Sol.

Cosas a considerar al usar bloqueador

Aunque los bloqueadores tengan una etiqueta que indique que son “resistentes al agua”, debes volver a aplicarlo una vez que salgas del agua.

Se recomienda usar bloqueador cada 15 o 20 minutos de exposición ininterrumpida al Sol.

Si tienes poco cabello o es muy delgado, también se recomienda colocar bloqueador en el cuero cabelludo.

Si es posible, mantente en la sombra.

La ropa normal no cubre del Sol, pero existen prendas especiales para protegerte de los rayos nocivos del mismo.

Hay protectores especiales para cara y labios, por lo que se recomienda usarlos.

Ningún bloqueador solar protege completamente de los daños provocados por la exposición a los rayos UVB o UVA.