Agencia
ESTADOS UNIDOS.- El Samsung Galaxy S9 sigue la senda del éxito de sus predecesores, y ha engrosado las cuentas de la división móvil de Samsung Electronics más de lo que era corriente del último trimestre fiscal del año hasta el primero del siguiente. Las cifras no se pueden comparar con las del año anterior, pues el Samsung Galaxy S8 no llegó hasta el segundo trimestre, pero sí con las del Samsung Galaxy S7 en 2017, esto indica el portal de noticias Hipertextual en su sitio web. 

La división móvil ha ingresado 28.45 billones de won (unos 21.650 millones de euros), frente a 30.01 billones de won del segundo trimestre del año anterior, cuando llegó al mercado el Galaxy S8, que, eso sí, estuvo a la venta muchos más días del trimestre. En el primero de 2016, con fechas similares de lanzamiento con el Galaxy S7 y días en el trimestre, Samsung ingresó 27.60 billones de won. Los datos actuales son, por tanto, grandes cifras, pues se considera al S7 el mayor éxito reciente de la división. De hecho, según Canalys, Samsung ha distribuido 8 millones de Galaxy S9 en su primer mes de vida, prácticamente igualando al Galaxy S8, pero no superando los 9 millones del Galaxy S7.

También te puede interesar: Ya puedes ser alumno de Hogwarts con nuevo juego para celular

En cifras más generales y relevantes para Samsung, el crecimiento no para. Ha alcanzado la cifra de 60.56 billones de won en ingresos (unos 46.075 millones de euros), mejorando su rendimiento frente al mismo trimestre del año anterior en un casi 20%. En beneficios también se repite la historia, alcanzando los 15.64 billones de won (unos 11902 millones de euros), que suponen un crecimiento en este sentido del 57%, algo espectacular, pues fue a partir de ese momento cuando la división de semiconductores explotó.

La división de semiconductores es el mayor éxito de Samsung, gracias a la fuerte demanda de memoria NAND, producida a su vez por el crecimiento de las soluciones de la nube y empresariales, que requieren discos de 2 y 8 terabytes. Aun así, esperan seguir creciendo, y lo mismo ocurre con la memoria DRAM para servidores.

En el próximo trimestre, esperan que las ganancias de la división móvil decrezcan debido a la caída del ritmo de las ventas del flagship y a una mayor inversión en marketing y en tiendas de experiencia. También potenciarán los programas de promociones y de intercambios. Habrá que esperar a un nuevo flagship ya anunciado por la compañía en su comunicado, presumiblemente el Galaxy Note 9, para volver a ver crecer sus cifras.

Donde también esperan crecer es en la división de electrónica de consumo, gracias a la fuerte demanda que traerá la Copa Mundial de Fútbol de 2018 al mercado de televisores de gran tamaño.