Agencia
SALTILLO.- Más de 30 uniformes de Saraperos y sólo una lavadora... eso se ha convertido en el terror del ‘Chucky’.

De acuerdo con Vanguardia MX, parece una burla que uno de los batboys de la Nave Verde, Antonio Ávila, conocido como “El Chucky”, tenga que realizar una jornada maratónica de lavado de uniformes con una sola máquina, ¡estamos hablando de un club profesional!

Algo debe estar realmente mal con los Saraperos de Saltillo y su contador Jaime Garanzuay, encargado de brindar y autorizar los elementos —desde lo más básico— para que la organización funcione en todos los sentidos.

También te puede interesar: Roger Federer logra otra victoria en Wimbledon

Parece una burla que uno de los batboys de la Nave Verde, Antonio Ávila, conocido como “El Chucky”, tenga que realizar una jornada maratónica de lavado de uniformes con una sola máquina, ¡estamos hablando de un club profesional!

“Ya son las 5 de la mañana y ni siquiera voy a la mitad de la ropa, ni de los pantalones... puta madre, ya no aguanto este pedo con una puta lavadora. Todos durmiendo y uno chingandole”, fue la queja en redes sociales, seguramente mientras se completaba uno de los múltiples ciclos de lavado que tuvo “que echar” luego del partido inaugural.

Pues mientras los Saraperos y su afición festejaban la victoria, “Chucky” se imaginaba lo que le seguía. Todos podemos decir: “es su trabajo”, pero brindar las herramientas necesarias es trabajo de alguien más.

La labor de los utileros del equipo, o batboys, es fundamental, pues son ellos los encargados de que los peloteros tengan a la mano y en orden todo lo que requieren, desde los spikes limpios, pasando por los guantes, bats, cascos, hasta, por supuesto, los uniformes. Pero sí debe ser un martirio lavar más de 30 pantaloneras, 30 casacas, interiores y medias... todo con sólo una lavadora.

Parece un guión perfecto para una oleada de memes en los que a mí se me ocurre al menos el de “Sólo Chucky lo ACE”. Además es inevitable pensar en lo que pasa por su cabeza cuando un pelotero tiene que llegar tendido a una colchoneta.

Es de reconocerse la labor de Ávila con la indumentaria de los Saraperos, pues sus secretos han de tener para dejar los uniformes tan blancos. Habría que preguntarle.