Agencia
CIUDAD DE MÉXICO.- Hasta hace poco existían en las organizaciones los departamentos de "recursos humanos". Extraño, pues kantianamente hablando para que el trabajador disfrute una vida digna, uno de los requisitos nucleares es que nadie nos instrumentalice como un objeto, sino que seamos tratados como fines y no como medios.

Los ideólogos del neoliberalismo se asustaron y quitaron las placas con dichos títulos en las organizaciones y ordenaron sustituirlas por eufemismos pretenciosos: desarrollo, capital o factor humano, talento y cultura o gestión organizacional, informó Milenio.

En realidad, las cosas empeoraron, pues infinidad de empresarios cleptocráticos, head coaches, líderes de organizaciones, gestores de felicidad y demás evangelizadores del capitalismo salvaje, no múltiples variables que van más allá del prestigio de la marca empleadora (LinkedIn, 2016).

También te puede interesar: AMLO se compromete a acabar con la corrupción en México

Percibir un salario digno por un trabajo calificado, diseñar condiciones ergonómicas adecuadas, implementar estilos éticos de management, mecanismos científicos de atracción, gestión y retención del talento, beneficios sociales amplios, climas laborales constructivos, cultura laboral con perspectiva de género, planes de vida y carrera y programas de reconocimientos al cumplimiento de objetivos, constituyen las claves del desarrollo organizacional.

Por desgracia, la contratación de colaboradores parece estar guiada por la "atractividad" de los formatos de currículum vitae para impactar al reclutador y por la absurda idea de contemplar exclusivamente talento que se "ajuste" mayormente a los valores -¿ocultos?- de la empresa.

Irónicamente, una reciente investigación de Vogel, Rodell y Lynch (2016) demostró que la contratación de colaboradores que coincidan con un estándar cognitivo puede ser contraproducente.

Si una organización agrupa a personas homogéneas puede generar desajustes y resistencia al cambio. Por otro lado, colaboradores heterogéneos, detonan cambios organizacionales significativos. El predominio de tendencias pseudocientíficas en las organizaciones es un fenómeno preocupante.

Algunas "empresas" exigen que el candidato tome un "entrenamiento de vida" que asegure la alineación del pensamiento o solicitan una fotografía para realizar un análisis morfopsicológico, pretendiendo vincular rasgos de personalidad con la apariencia del rostro -¿una nueva eugenesia o la afirmación cínica de mayor importancia del capital corporal sobre el capital intelectual?-

Otras "organizaciones" reclutan mediante la interpretación falaz del lenguaje corporal, de los movimientos oculares y de la fuerza del saludo de los candidatos -No es broma- El colmo ha sido considerar obsoletos el análisis cualitativo del currículum vitae, la aplicación de entrevistas a profundidad, por competencias, simulaciones y la integración de baterías psicométricas.

Lamentablemente acceder a una opción laboral digna no solo dependerá de tu amplia experiencia laboral, de tus redes de contactos profesionales o condiciones del mercado; dependerá también, de tener la mala suerte de toparte con payasos adherentes a la irracionalidad.

Currículum vitae efectivo

Lo primero que debes hacer para crear un currículum efectivo es definir correctamente el objetivo de tu CV: Para que el seleccionador se interese en continuar leyendo tu currículum debes definir claramente desde el inicio cuales el objetivo de tu CV. Eso causará una primera impresión efectiva para conseguir una entrevista.

A continuación, deberás respaldar con hechos tus cualidades y puntos fuertes. Saber qué enfatizar, cuándo y cómo en el currículum vitae es respaldar estas cualidades y talentos para llamar la atención.

Para conseguir hacer un efectivo currículum vitae deberás emplear las palabras claves adecuadas: lee cuidadosamente la descripción del trabajo y utiliza exactamente las mismas palabras o definiciones que solicita el anuncio.

A continuación, usa un título efectivo o acompaña al CV con una carta de presentación. Aunque sea difícil de aceptar, los empleadores comúnmente dedican hasta 45 segundos para hacer la primera revisión preseleccionando o desechando el CV.

El último paso para saber cómo crear un currículum efectivo en 5 pasos es definir qué es lo que exactamente quieres demostrar antes de redactar tu documento. Quien lo lea, quedará sumamente impresionado si desde el comienzo obtiene la sensación de quien redactó el CV sabe lo que quiere.

Considera incluir tus metas profesionales ya que esto puede ayudar a dar una idea clara de hacia dónde vas y cómo quieres llegar ahí. No necesitas redactar una sección especial dedicada a tus objetivos personales sino que tu CV en general debe transmitirlo.

Si decides redactar un apartado dedicado especialmente a tus metas asegúrate de que no estés haciendo una lista de objetivos genéricos: mientras más concisos y específicos sean, mayor será la proyección de una personalidad determinada y enfocada.