Agencia
Los Mochis, Sinaloa.- Una niña de un año 3 tres meses de edad falleció ayer al ser atropellada por una camioneta repartidora de agua en el campo pesquero El Colorado.

De acuerdo con El Debate, falleció al salir de una vivienda. Se hicieron los esfuerzos por salvarle la vida, pero no se logró. El cuerpo del angelito fue cubierto con una sábana color azul.

También te puede interesar: Despiden a Jonathan: el niño que murió en manos de su padre

La infante se llamaba Jennifer A, con domicilio en el sector donde sucedieron los lamentables hechos. La camioneta es una Ford Lobo, color rojo, cabina y media, conducida por Isaac N. Él permaneció en el lugar del suceso y lamentó una y otra vez lo que pasó, mientras pedía ayuda. Sus gritos fueron escuchados por habitantes, quienes rápidamente salieron de sus casas y reportaron a los agentes de Tránsito.

Atendió a clientes

Según las autoridades viales, a las 13:00 horas, el conductor de la Ford Lobo se desplazaba por las principales calles y avenidas del campo pesquero ofreciendo la venta de agua a través de una bocina.

Minutos después tomó por la calle Constitución entronque con Revolución para atender unos clientes.

Nadie vio a la niña que salió de la casa

Posteriormente subió a la camioneta y se fijó por los espejos para reversear debido a que esta avenida no tenía salida. Isaac N le dio para atrás a la unidad, pero en ese momento la niña salió del domicilio y la camioneta la arrolló. La infante tuvo una muerte casi instantánea.

El trabajador sintió un movimiento raro y se estacionó a varios metros de distancia. Luego bajó de la pick up color rojo para ir a observar el origen del extraño movimiento. Apenas dio unos pasos cuando de repente se escuchó un fuerte grito y empezó a lamentar que había arrollado a la menor.

En repetidas ocasiones gritaba de dolor, de impotencia. Y es que frente a él quedó el cuerpo bocabajo de la niña. Él caminaba de un lado para otro, luego se sentó muy cerca de Jennifer, trató de ayudarla, pero no había nada que hacer.

Habitantes que escucharon cada lamento, salieron y al ver la situación pidieron la presencia de la Cruz Roja para darle atención médica de emergencia, pero era demasiado tarde. Una sábana azul cubrió al angelito.

Laboraron rápido

Agentes de vialidad de la Villa de Ahome se dirigieron al accidente y delimitaron el área. A las 15:00 horas arribaron los peritos de la Vicefiscalía zona norte y el cuerpo fue recogido en unos minutos.