Agencia
LONDRES, Reino Unido.- La agrupación de sindicatos más grande de Reino Unido, Trade Union Congress, conocida como TUC por sus siglas en inglés, anunciaron una propuesta en favor de que las semanas de trabajo sean reducidas a cuatro días y con un salario justo.

De acuerdo con información de Notimex, TUC que agrupa a casi 50 sindicatos y a más de 5.5 millones de trabajadores, argumenta que los trabajadores deberían beneficiarse del avance en tecnología y de las ganancias que las compañías han obtenido gracias a ello.

También te puede interesar: Inmigrante mexicana dirigirá importante sindicato en EU

En este evento, la secretaria general de TUC, Frances O'Grady, afirmó a sus agremiados que los empleados tienen derecho a un fin de semana de tres días y un aumento salarial.

"Los jefes y accionistas no deben de aspirar todas las ganancias de las nuevas tecnologías”, argumentó O´Grady, ya que “deberían repartir esas ganancias de manera justa”.

Para fundamentar su pronunciamiento, el sindicato realizó una encuesta a dos mil empleados, cuatro de cada cinco se pronunciaron por trabajar menos horas y en favor de mantener el mismo salario. TUC se pronunció porque este cambio sea logrado durante este siglo.

Las compañías son acusadas de hacer trabajar a sus empleados horas impredecibles.

TUC acusó a la empresa Amazon como una de las que se benefician del avance tecnológico pero no lo distribuyen entre sus empleados e hizo un llamado para redistribuir de forma justa estos beneficios.

Piden nueva consulta 

Por otro lado, más de la mitad de los cinco millones de afiliados de los tres principales sindicatos de Reino Unido quieren que la ciudadanía pueda volver a votar sobre la salida o la permanencia en la Unión Europea, según una encuesta de YouGov realizada para la Conferencia Intersindical, que agrupa a la práctica totalidad de las centrales británicas y que se dispone a celebrar su congreso anual el próximo martes en la localidad de Manchester.

Se refuerzan de este modo las presiones sobre el líder del Partido Laborista, Jeremy Corbyn, para que defina claramente su posición al respecto a finales de septiembre, cuando la formación diseñe en su propio congreso la estrategia política a seguir en los próximos seis meses.