Agencias
DAMASCO, Siria.- La enseña siria volvió a ondear este jueves sobre Duma, el último bastión rebelde de Guta Oriental que había permanecido fuera del control gubernamental desde finales de 2012.

De acuerdo con información de los diarios El Mundo y El País, el régimen de Damasco no ha confirmado oficialmente la victoria. Conforme al pacto rubricado con el grupo Ejército del Islam, las unidades de la policía militar rusa fueron las primeras en abrirse paso por los escombros de una ciudad sometida a un lustro de asedio.

"El izado de la bandera estatal sobre un edificio de Duma anuncia el control gubernamental de esta localidad y de toda Guta Oriental", confirmó el general Yuri Yevtushenko, director del centro de paz y reconciliación ruso en Siria.

También te puede interesar: Fuerzas sirias evacuan bases ante amenazas de Trump

"A partir de hoy la policía militar de las fuerzas armadas rusas trabaja en la población de Duma".

"A partir de hoy la policía militar de las fuerzas armadas rusas trabaja en la población de Duma. Son garantes de la ley y el orden en la ciudad", precisó un comunicado del ministerio de Defensa. La televisión rusa mostró imágenes de habitantes de Duma festejando la salida de los rebeldes, agitando banderas sirias y fotografiándose con uniformados rusos.

Ataque aún ‘en veremos’

Poco después, la Casa Blanca precisó que todas las opciones están aún sobre la mesa y que el presidente se halla en consultas para decidir su respuesta. El secretario de Defensa estadounidense Jim Mattis reconoció que los servicios de inteligencia trabajan todavía para arrojar luz sobre el ataque químico.

Dos altos cargos estadounidense señalaron a Reuters que Estados Unidos no tiene aún pruebas completamente fehacientes del tipo de agente empleado y de su procedencia aunque sí estaría confirmado que fue arrojado desde helicópteros.

El Kremlin admitió ayer que los canales de comunicación entre Rusia y EU permanecían abiertos e instó a la comunidad internacional "a pensar seriamente en las posibles consecuencias de sus acciones".

Francia, en cambio, se mostró más decidida. "Tenemos evidencias de que la semana pasada se usaron armas químicas, al menos gas cloro, y que fueron empleadas por el régimen de Bashar Asad", declaró el presidente galo Emmanuel Macron en una entrevista a la televisión local TF1.

Desde Alemania, la canciller Angela Merkel se desmarcó de cualquier participación en un ataque sobre Siria pero reconoció que "hay grandes evidencias" de que Asad se halla tras el "inaceptable" ataque químico. La primera ministra británica Theresa May, por su parte, reunió a su Gabinete para dirimir su posición.

En un intento de iluminar las sombras que se ciernen sobre el ataque en Duma, la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas (OPCW, por sus siglas en inglés) comunicó ayer que un equipo de expertos inaugurará su investigación sobre el terreno el próximo sábado.