Agencia
CIUDAD DE MÉXICO. El escándalo del abuso sexual a menores de edad en el fútbol argentino sigue dando de qué hablar. A continuación, te presentamos un recuento de los hechos.

La semana pasada, autoridades judiciales encargadas del caso de presuntos abusos sexuales en el club argentino Independiente informaron que cuentan con siete víctimas "probadas" y diez más que son "potenciales", y revelaron que en los próximos días podría haber algún detenido más.

El procurador general de la provincia de Buenos Aires, Julio Conte Grand, y la fiscal María Soledad Garibaldi, a cargo de la causa, recalcaron que trabajan para probar que hay más personas que, afirmaron, tienen vinculación con las cinco ya detenidas.

También te puede interesar: 'Si quiero jugar, jugaré, no es una decisión de FIFA: Zlatan

Tenemos otras personas sospechosas, no dormimos estos días pensando en cómo recolectar la prueba para obtener una orden de detención del juez", recalcó Garibaldi.

El pasado 3 de abril, el estadio Monumental y las instalaciones del River Plate en Buenos Aires fueron revisadas por orden judicial, luego de que se realizara una denuncia por presuntos abusos sexuales cometidos contra tres menores de las divisiones inferiores que ocurrieron entre 2004 y 2011.

Portavoces del club detallaron que se trató de un "requerimiento de información" y no de un allanamiento porque River Plate se puso "a disposición" de la justicia.

Leonardo Cohen uno de los acusados

El pasado 21 marzo, el empresario Leonardo Cohen Arazi se entregó a las autoridades en la fiscalía de Avellaneda, al estar relacionado con una investigación de abusos de menores del club de fútbol Independiente en Argentina.

El relacionista público Leonardo Cohen Arazi se entregó a la Justicia: sobre él pesaba una orden de detención desde este mediodía, dado que se encuentra imputado en la causa por abuso de menores y promoción de la prostitución de los juveniles del club Independiente, publicó Infobae.

Cohen Arazi es el cuarto detenido en la causa, que se encuentra bajo la órbita de Luis Carzoglio, titular del Juzgado de Garantías N° 9 del Polo Judicial de Avellaneda: antes habían corrido la misma suerte el juez asistente Martín Bustos y Silvio Fleyta, un ciudadano de 24 años oriundo de Ingeniero Budge. También Carlos Tomás Beldi, el abogado de Bustos, acusado de haber roto el celular de su defendido para encubrirlo.

Arazi fue mencionado en la declaración por uno de los jóvenes que confesaron haber participado de los hechos. Había sido el primer jefe de prensa de Ricardo Fort y se desempeñaba realizando el mismo trabajo para ex participantes del programa Gran Hermano. También oficiaba de RRPP en diferentes locales nocturnos.

La Justicia presume que, desde esa posición, Arazi contactaba a los juveniles con posibles clientes. "Sí, soy gay y pagué por sexo, pero siempre a mayores de edad. Si estuve con un menor, no me enteré porque parecía mayor. Y si soy culpable, pagaré por eso", declaró. Los conceptos en su aparición pública no fueron elegidos al azar: esa será la estrategia de su defensa.