Agencia
MILÁN, Italia.- Starbucks abre hoy su primera cafetería en Italia, apostando a que las cervezas de alta gama y las novedades _como un bar con una barra de mármol_ le ganarán clientes en un país aficionado a sus rituales diarios con el espresso.

De acuerdo con información de AP, décadas atrás, las cafeterías de Milán inspiraron la visión de la cadena estadounidense. Ahora, Starbucks espera que los clientes visiten su nuevo local, Reserve Roastery, para ver tostar los granos, tomar café o disfrutar de cocteles en un bar en el mezzanine de una antigua oficina de correos cercana al Duomo, la catedral de la ciudad.

También te puede interesar: Starbucks anuncia convenio para elevar ventas en China

La directora de diseño de Starbucks, Liz Muller, dijo a The Associated Press esta semana que la compañía no llegaría a Italia “a enseñarle a la gente sobre el café. Aquí es donde nació el café”.

En cambio, dijo Muller, Starbucks “quería venir y traer una experiencia superior que es diferente a lo que las personas en Italia están acostumbradas”.

La ejecutiva dijo que esa fórmula incluye “muchas técnicas diferentes de preparado y un espacio para permanecer más tiempo para relajarse y disfrutar”.

"Una experiencia superior... diferente a lo que las personas en Italia están acostumbradas".

En Italia, un espresso en una cafetería es generalmente un ritual rápido de la mañana o después del almuerzo que se realiza de pie. En muchos barrios, los cafés están prácticamente en cada esquina, y los italianos son los primeros en conocer a su barista de confianza.

Italia es el 78vo mercado global de Starbucks, y la apertura de Milán se produce 20 años después de que la cadena estadounidense abrió su primer local en Europa, en Londres. La compañía ha descrito a la tienda de Milán como “la joya de la corona de la huella comercial global de Starbucks”. Dijo que planea abrir más cafeterías en Milán a finales de este año.

En una cafetería cercana, los lugareños se mostraron escépticos sobre la llegada de la multinacional.

“He probado el café de Starbucks y me quedaré absolutamente con el café italiano”, dijo Giulia Brighenti mientras raspaba los restos espumosos de su espresso.

Creo que el clásico café italiano es el mejor”, coincidió Gianluigi Manusardi. “También lo prefiero cuando voy al extranjero”.

Milán es el primer lugar donde Starbucks abre una tienda en su formato Roastery en territorio no probado. En 2014, abrió una en Seattle, donde está su sede corporativa en Estados Unidos, y una segunda en Shanghai el año pasado.