Agencia
ESTADOS UNIDOS.- Ni nuestra serie favorita se libra de la polémica. Las acusaciones de abuso salpican a 'Stranger Things' después de que una miembro del equipo haya criticado a los hermanos Matt y Ross Duffer, creadores de la ficción, por "abusar verbalmente"de varias mujeres en el set. Peyton Brown, que en su Instagram se identifica como operadora de maquinaria de la serie de Netflix y 'The Walking Dead' (y también aparece como tal en IMDb), escribió un post el 8 de marzo donde anunciaba que no volverá a 'Stranger Things' para rodar la tercera temporada.

"¿Por qué? Porque estoy con mis hermanas", explicaba, "He sido testigo directa de cómo dos hombres en altas posiciones de poder en el set buscaban y abusaban verbalmente de múltiples mujeres". En el post no ha mencionado nombres ni ha entrado en detalles de la naturaleza de los abusos, pero sí ha contestado a dos comentarios en los que profundiza en la acusación. "¿Estás hablando de los Duffer?", le preguntan, a lo que responde con un rotundo "Sí". Cuando le piden que explique qué sucedía, la operadora responde que "hubo gritos, hubo insultos, hubo amenazas y personas a las que se despidió o se forzó a renunciar por ellos". Brown ha eliminado los comentarios de su Instagram pero las capturas de pantalla están disponibles en ET Canada.

También te puede interesar: Obama podría incursionar en producción, de la mano de Netflix

Ni Netflix ni los Duffer han respondido aún a estas acusaciones. declaraba en su post que no va a "apoyar" con su tiempo y esfuerzo a maltratadores y por eso ha decidido no seguir en el equipo. No está claro si estas acusaciones tendrán efecto en la serie. El rodaje de la tercera temporada de 'Stranger Things' todavía no ha comenzado, pero el casting ya está encaminado con la reciente incorporación de la actriz Maya Hawke.

No es la primera vez

Si echamos la vista atrás, los Duffer también se enfrentaron a críticas el pasado mes de noviembre por una situación del mismo estilo. En una entrevista junto a la actriz Sadie Sink, desvelaron que el beso entre Max y Lucas realmente no constaba en el guion y lo incorporaron sin el permiso de Sink. "Yo estaba de broma y tú estabas tan asustada que ya era como bueno, ahora tengo que hacer que lo haga [...]. Por eso digo que es culpa tuya", explicaba Ross Duffer. En el momento, todos se rieron pero las críticas en Twitter no tardaron en aparecer.