Agencia
CIUDAD DE MÉXICO- La sociedad sudafricana se estremeció tras el hallazgo de una recién nacida al interior de un gélido drenaje de la localidad de Port Elizabeth, en Sudáfrica.

De acuerdo a fuentes locales, Charmaine Keevy, de 63 años de edad, paseaba con su perro por la mañana cuando su mascota comenzó a ladrarle a algo que parecía estar al interior de un drenaje de concreto.

También te puede interesar: Mujer da a luz en un camión público en Toluca

Al asomarse hacia donde su perro ladraba, Keevy escuchó el llanto de un bebé, que parecía salir del interior de un drenaje cubierto por una pesada losa de concreto que le habría sido imposible mover sin ayuda.

Según dijo Charmaine, que trabaja en un servicio de catering, a los medios locales, al escuchar el llanto de la bebé, intentó desesperadamente detener a alguno de los conductores que circulaban por la avenida en la que se encontraba, para que la ayudaran a sacar a la niña del drenaje.

“Las hormigas rojas me picaron las piernas pero luego sentí la pierna de la bebé y cuando la vi, me di cuenta que estaba frente a una escena del crimen"

Luego de varios minutos de intentar llamar la atención de los automovilistas, Cornie Vilijoen, de 60 años, accedió a detenerse para ayudar a Charmaine, que le explicó el asunto en cuanto este se bajó del auto.

Con ayuda de una barra de acero, ambos levantaron la losa de concreto que cubría el registro donde el bebé se encontraba, para poder meterse y sacarlo de ahí.

Cornie contó a los medios locales que cuando se metió por la pequeña abertura, comenzó a sentir en sus piernas los piquetes de decenas de hormigas rojas que provenían de una colonia que había cerca de la niña abandonada.

“Las hormigas rojas me picaron las piernas pero luego sentí la pierna de la bebé y cuando la vi, me di cuenta que estaba frente a una escena del crimen, por lo que tomé una foto con mi celular antes de sacarla de allí,” contó el automovilista.

Con cuidado, Cornie sacó a la bebé de allí y, junto a Charmaine, pidió una ambulancia y notificó a la Policía para que se la llevaran al hospital Dora Nginza, para recibir cuidados médicos de urgencia.

La coronel de Policía, Priscilla Naidu, indicó a las agencias noticiosas sudafricanas que alguien tuvo que haber movido la losa de concreto de forma deliberada para meter a la niña en el drenaje, por lo que ya se giró una orden de aprehensión contra la madre de la bebé, principal sospechosa del posible abandono.

Naidu también pidió la ayuda de cualquier testigo que sepa algo sobre el caso que ha sacudido a la sociedad sudafricana.