Agencia
Francia.- Las violencias sexuales contra las mujeres crecen en Francia de manera inquietante. El asesinato de una niña de 13 años, con estrangulamiento, tras una violación, fue percibida como el indicador trágico de una crisis nacional grave.

David R. (45 años), conductor de autobús, casado y padre de dos hijos, delincuente sexual reincidente y fichado por la policía, confesó con alucinante precisión el secuestro, la semana pasada, de Angélique.

Thierry Pocquet, fiscal de la República, ante el Tribunal de Lille (norte de Francia) describió el crimen: "David R. estaba solo en su casa. Su esposa y sus hijos habían tomado unos días de vacaciones. Tomó unas píldoras, con varias cervezas y se echó a dormir un rato. Poco después de despertarse, vio a la niña cerca de su casa. Y sintió una necesidad de seguirla. Consiguió encerrarla en su casa. Comenzó por interrogarla en términos muy obscenos".

También te puede interesar: Prohíben a sacerdotes estar a solas con niños en Argentina

"La menor se refugió en los lavabos, aterrada, dando gritos. El violador abrió la puerta a patadas y abusó de la pequeña en el sofá del salón de su casa. Tras violarla, entre gritos de dolor de la niña, pidiendo socorro, según su propia confesión, decidió estrangularla, para que se callase. Consumado el crimen, metió a la víctima en su coche y buscó un sitio para enterrarla, en un bosque próximo".

La policía tardó dos días en descubrir el cadáver de la chica, tras la denuncia de su desaparición. Otra menor vecina, había visto al criminal rondando cerca de la niña. Detenido, el sujeto no tardó en confesar su crimen. Ahora, seguirá un proceso, en fecha indeterminada. El criminal podría ser condenado a cadena perpetua.

La organización humanitaria Stop a las violencias sexuales, ve en este caso un fallo del sistema: "El violador ya había sido condenado a nueve años de cárcel, por abusr de una menor de quince años y agresiones de diversa naturaleza, contra mujeres de 30 y 40 años. Pero pudo beneficiarse de un modelo judicial, médico y penal que tiene muchos fallos. El violador reincidente pudo fingir que se rehabilitaba, sin cumplir un proceso de seguimiento médico".