Agencia
REINO UNIDO.- Bien se podría creer que ser parte de la realeza viene con una vida llena de libertad para hacer lo que a uno le plazca y, en el caso de los más pequeños miembros de esta tipo de familias, una infancia muy consentida.

De acuerdo con vanguardia.com, sin embargo, en el caso de la familia real de Reino Unido, los duques William y Kate están buscando educar a sus hijos, Charlotte y George, de la mejor manera y eso incluye limitar algunas de sus opciones de entretenimiento que podrían resultar nocivas para su corta edad.

También te puede interesar: Príncipe William visita Jordania, la ciudad natal de su esposa

Y, de acuerdo con una fuente cercana a Kate, aunque muchos niños del mundo incluso de meses de nacidos sus padres les permiten jugar con tablets y ipads, los herederos a la corona inglesa les tienen estrictamente prohibidos estos dispositivos a sus hijos.

"Como dos personas que crecieron sin artículos tecnológicos para entretenerse, William y Kate son fieles creyentes en juguetes, juegos al aire libre y fomentan una imaginación activa", aseguró la fuente.

Príncipe William visita Jordania, la ciudad natal de su esposa

El príncipe William, segundo en la línea de sucesión a la corona británica, visitó hoy las ruinas romanas de la ciudad de Jerash, a unos 40 kilómetros al norte de Ammán, en su segundo día de gira en Jordania.

El duque de Cambridge estuvo acompañado por el príncipe heredero Husein de Jordania, su anfitrión durante la visita, ya que su padre, el rey Abdalá II, se encuentra de viaje oficial en Estados Unidos.

William y Husein fueron recibidos en Jerash por niños jordanos y sirios que realizaron una presentación cultural de folclore.

Jordania alberga actualmente a 1.3 millones de sirios, incluidos cerca de 650,000 refugiados que salieron de su país desde 2011, para huir de la guerra y la represión del gobierno del presidente Bachar al Asad, informó Magacín.

Paras la revista Hola, desde que se anunció la visita del Príncipe William a Jordania, se hizo hincapié en la importancia que tenía para él por haber sido hogar de su esposa, la Duquesa de Cambridge –de soltera Kate Middleton- en su infancia. 

El día llegó y el Duque de Cambridge recorrió las ruinas romanas en Jerash, mismo lugar en el que una pequeñísima Kate posó con su papá y su hermana Pippa. Claramente emocionado, William no perdió la oportunidad de posar con el mismo escenario de fondo, seguramente para poder presumírselo a su mujer.

Fue un buen detalle de los anfitriones, que en el sitio se colocara una amplificación de la foto que la familia compartió en el 2011 por motivo de la boda de William y Kate. Bromeando, al llegar al lugar del posado, William dijo: “Necesito regresar con la familia para tomar esta foto”. Y ya que se encontraba de tan buen humor, hasta a su suegro, Michael Middleton le tocó la broma: “Michael se ve muy elegante con sus chanclas”.

La directora del museos del Jordan’s Department of Antiquities, Samia Khouri, contó de la fotografía que prepararon para William: “Estaba muy sorprendido cuando vio la foto, no esperaba eso. Pero esa es la razón por la que vino, porque quería tomarse una foto en el mismo lugar en el que Kate se fotografió”.

Los Middleton se mudaron a Jordania cuando Kate tenía solo dos años, experiencia que según ha contado el Príncipe William fue inolvidable. “Ella amaba aquí, en verdad lo hacía. Está muy triste de que haya venido sin ella”, dijo sobre esta visita que ha hecho al país de Medio Oriente mientras su mujer se encuentra en baja de maternidad. En una sorpresa, William se enteró por la jefa ejecutiva de Save the Children, Rania Malki, que la pediatra de sus hijos está viviendo en la casa de la infancia de Kate: “¡No puedo creerlo! Va a estar muy emocionada”.

Durante su discurso en el lugar que visitó con el Príncipe Hussein, dijo: “Mi esposa Catherine lamenta mucho no poder estar aquí conmigo a tan poco tiempo del nacimiento de nuestro hijo Louis, pero su familia recuerda con mucho cariño los casi tres años que ella pasó aquí siendo niña cuando su papá trabajó para British Airways en Amman. La experiencia de Catherine no es única, el intercambio entre nuestros dos países es real y profunda: trabajo, estudio, turismo y los lazos familiares. Nuestros lazos históricos y amistar se manifiestan en la vida de miles de personas que consideran a nuestras dos naciones su hogar”.