Agencia
Francia.- Cuando todavía no terminaron de sanar las heridas que provocó la mudanza de Neymar, un nuevo capítulo de la guerra entre Barcelona y París Saint-Germain comienza a escribirse, por ahora silenciosamente, con un protagonista estelar y muy joven: el japonés Takefusa Kubo, de apenas 16 años.

Kubo ya tuvo un paso por las divisiones formativas del Barsa entre 2012 y 2015, pero debió abandonar el club tras la sanción que la FIFA le impuso al club catalán, debido a irregularidades en el fichaje de jugadores menores de edad, ya que esa pena le impedía jugar con la camiseta blaugrana hasta alcanzar la mayoría de edad, algo que recién ocurrirá el 4 de junio de 2019, informa el portal El Clarín.

También te puede interesar: Ex futbolista del Manchester United se convierte ¡en sacerdote!

Barcelona nunca perdió el rastro de ese chico al que había detectado cuando apenas tenía 10 años en su academia de Fukuoka, y a quien en La Masía llamaban "el Messi japonés". Según el diario As, mantiene contacto permanente con él para lograr que regrese al club.

Sin embargo, en medio habría aparecido el PSG. El director deportivo de la institución francesa, Antero Henrique, se habría comunicado con la familia del futbolista japonés para intentar convencerlo de que mude su talento a París.

El equipo de Neymar no sería el único interesado en sumar al nipón. En agosto de este año, la prensa española había dado cuenta de un supuesto interés de Real Madrid por el futbolista. Así las cosas, habrá que ver quién se impone en la disputa de las promesas y las billeteras para quedarse con él.

Kubo es una de las grandes promesas del fútbol mundial. Fue el jugador más joven en debutar en la liga profesional japonesa: el 5 de noviembre de 2016, jugó con apenas 15 años su primer partido en el equipo sub-23 del FC Tokio en la J3 League, la tercera categoría del fútbol nipón.

En mayo de este año ya se puso la camiseta del conjunto mayor en un partido de la Copa de la Liga ante Consadole Sapporo. Hace tres semanas firmó su primer contrato con el club de la capital japonesa. El 21 de junio de este año, se convirtió también en el futbolista más joven en debutar en un Mundial Sub-20.