Agencia
KABUL.- Seis ingenieros de la India y un ciudadano afgano, trabajadores de la planta de energía estatal, fueron secuestrados hoy por presuntos militantes del Movimiento Talibán en la provincia de Baghlan, norte de Afganistán, denunciaron hoy fuentes oficiales.

Los ingenieros, trabajadores de la compañía estatal Afganistán Breshna Sherkat (DABS), viajaban por una carretera de Baghlan, cuando fueron interceptados por un grupo de hombres armados desconocidos, que se los llevó con rumbo desconocido.

El portavoz de la Policía de Baghlan, Zabihullah Shuja, informó que los ingenieros y el conductor del vehículo, de nacionalidad afgana, fueron interceptados por el comando armado a las afueras de Pul-e Khomri, capital de Baghlan, según un reporte de la agencia informativa Pajhwok Afghan News (PAN).

También te puede interesar: Fuerzas de Defensa de Israel acaban con dos palestinos

Dos funcionarios de la embajada india en Kabul confirmaron el secuestro de los ingenieros, todos ellos trabajadores de la empresa DABS, encargada de la operación de las plantas de generación eléctrica del país.

“Estamos trabajando para garantizar la liberación de los seis ingenieros", indicó un funcionario de la embajada de India en Kabul, tras revelar que más de 150 ingenieros y expertos técnicos indios trabajan actualmente en Afganistán en proyectos de infraestructura.

Pese a que ningún grupo se ha responsabilizado aún del secuestro, el jefe de gobierno provincial, Abdul Hai Nemati, aseguró en declaraciones al canal de TOLO TV, que los “talibán eran responsables”.

Los secuestros son un problema grave en Afganistán, donde grandes áreas están bajo control de pandillas o grupos militantes, como el remanente Talibán, que controla amplias zonas de Baghlan y otras provincias vecinas.

El presidente del consejo provincial, Mohammad Safdar Mohseni, aseguró que los ingenieros ignoraron las advertencias de llevar una escolta policial para cruzar a través de una zona de Pul-e Khomri controlada por los militantes talibán.

El Movimiento Talibán, que proclama el extremismo religioso islámico, llegó al poder en Afganistán en 1996, bajo la imposición de una de las más estrictas interpretaciones de la Sharia (Ley Islámica), que se hizo famosa internacionalmente por el maltrato a las mujeres.

Durante el régimen del Talibán, las afganas se vieron obligadas a usar la burka, una túnica que las cubre de cabeza a pies y sólo tiene una abertura a la altura de los ojos, tenían prohibido trabajar y recibir educación después de los ocho años, salvo para el estudio del Corán.

El régimen fue derrocado tras la invasión de Estados Unidos a fines de 2001, luego de los atentados del 11 de septiembre contra las Torres Gemelas, orquestado por el líder de Al Qaeda, Osama Bin Laden, quien en ese entonces se refugiaba en Afganistán, protegido por el Talibán.