Agencia
CIUDAD DE MÉXICO.- Durante la madrugada o a cualquier hora del día sin que se le diera la indicación de voz, el dispositivo de Amazon, Alexa, comenzaba a reír, lo que despertó el miedo y sorpresa entre los usuarios, que no duraron en compartir el momento en redes sociales.

De acuerdo con Milenio, luego de que muchos usuarios reportaran que sus dispositivos Amazon que incluyen a la asistente virtual, Alexa, rieran espontáneamente —ocasionando muchos sustos—, la empresa compartió al sitio The Verge que están trabajando en una solución para corregir la falla. 

También te puede interesar:  ¿Cuándo llega el Samsung Galaxy S9 a México?

De acuerdo con Amazon, el problema se debe a que el comando de voz Alexa, laugh (Alexa, ríe) no era tan claro por lo que la bocina podía reír en el momento que quisiera. Por eso, el nuevo comando para que la asistente ría deberá ser Alexa, can you laugh? (Alexa, ¿puedes reír?). 

El 22 de febrero, el usuario de Twitter @CaptHandlebar fue de los primeros en reportar el problema, y desde eso muchas personas más han notado la falla. 

Amazon ha confirmado que se encuentra analizando las posibles razones de estos inquietantes sonidos, que ya ha generado un reguero de comentarios acerca de los posibles ciberespionajes a través de estos dispositivos de voz que están permanentemente «escuchando» las conversaciones de los usuarios para poder ejecutar sus operaciones.

"Somos conscientes de esto y estamos trabajando para solucionarlo", reconocen fuentes de la compañía en declaraciones al medio especializado The Verge.

Desde la firma estadounidense señalan que una solución rudimentaria y pasajera a este problema se encuentra en la desactivación desde el panel de configuración de la frase "Alexa, ríe", modificándola por "Alexa, ¿te puedes reír?". Así, relatan fuentes de la compañía, es «menos probable que dé falsas operaciones» a la hora de interactuar con los usuarios.

Una situación que puede explicar, sin embargo, que los asistentes de voz todavía no están tan perfeccionados y pueden llegar a confundir ciertas palabras o frases coloquiales.