Agencia
HOLANDA.- La leyenda suiza Roger Federer se convirtió a los 36 años y 6 meses en el número 1 mundial del tenis de más edad de la historia, este viernes en Rotterdam, al batir en cuartos de final al holandés Robin Hasse (4-6, 6-1 y 6-1). El suizo llegó a Rotterdam a 155 unidades de Nadal y estos tres triunfos le permiten ya asegurarse 180 más.

Federer regresa a la cima del tenis mundial más de cinco años después de la última ocasión en la que ocupó el número 1, en noviembre de 2012, publicó Medio Tiempo.

También te puede interesar: Federer busca ser el mejor tenista del mundo

"Alcanzar el número 1 es el máximo logro en el tenis. Cuando eres mayor tienes que trabajar el doble, tienes que luchar para quitárselo a alguien que ha trabajado duro para estar en esa posición. Es un sueño hecho realidad", señaló el suizo tras el partido.

"Ha sido un viaje increíble y lograrlo aquí, donde jugué con mi primera invitación en 1998, significa mucho", añadió en la pista.

La victoria le garantizó el puntaje necesario para ser el tenista de más edad, a sus 36 años y 195 días, en llegar a lo más alto del escalafón desde que se introdujo el ranking computarizado en 1973. Terminado el partido, Federer se emocionó hasta las lágrimas.

La batalla con Nadal

A finales de enero amplió su récord de títulos de Grand Slam al ganar el Abierto de Australia y llevar a 20 su número de grandes. Entonces quedó a un paso de la plaza de honor.

Federer, que recibió tras el partido un trofeo que consistía en un enorme número 1 con la leyenda de 'Número 1 de más edad de la historia', superará el lunes en la próxima clasificación de la ATP a su gran rival, Rafael Nadal, que pasará al segundo puesto.

Con su victoria de este viernes Federer supera como número 1 de más edad al estadounidense Andre Agassi, que ocupó esta posición con 33 años y 131 días en 2003.

Nadal, que se tuvo que retirar en cuartos de final del Abierto de Australia por una lesión en la pierna, volverá a competir en Acapulco (26 febrero-3 marzo). Y tendrá como gran objetivo desbancar a su rival histórico.