Agencia
CIUDAD DE MÉXICO.- El sueño ligero conforma 60% del tiempo en que dormimos, por lo cual las personas que son muy sensibles a los ruidos o que tienen insomnios no logran un descanso reparador, pero la terapia con ruido blanco puede cambiar esta situación.

De acuerdo con Notimex, desde 10 años atrás se utiliza la técnica, y con ella se logra engañar al cerebro y distraerlo de los ruidos ambientales que impiden conciliar el sueño.

El ruido blanco es un sonido de onda baja que se presenta en el ambiente como el viento, el agua, el aire del ventilador, el sonido de la televisión o el radio cuando se quedan sin señal, y actualmente hay aparatos, audios y aplicaciones que lo reproducen.

También te puede interesar: ¿Tu hijo es víctima de burlas? Esto es lo que debes hacer

En entrevista, el director del Instituto Mexicano de Medicina Integral del Sueño (IMMIS), Reyes Haro Valencia, dijo que desde los años 80 se empezó a ensayar esta técnica en personas con dificultades para dormir.

Hubo estudios, se demostró que el ruido blanco ayudaba a disminuir la tensión y a dormir fácilmente, es útil para mantener la atención enfocada en ello y ya hay aparatos que lo producen con ondas sonoras imperceptibles, comentó.

“Es útil para quienes tienen insomnio, dificultad para dormir o de continuidad; para quienes tienen problemas de conciliar el sueño es suficiente con que lo programen sólo para inducirlo, quienes tienen insomnio o dificultad para continuar durmiendo, lo mejor es que escuchen ruido blanco todo el tiempo que destinan para descansar”, indicó.

El ex presidente de la Sociedad Mexicana del Sueño, explicó que el dormir se hace por ciclos de 90 minutos cada uno, y por eso nos movemos, nos reacomodamos, pero hay personas que no consiguen entrar al sueño profundo y les cuesta trabajo continuar dormidos.

El ruido blanco también es útil para personas sensibles que viven en lugares muy transitados o ruidosos, pues les ayuda a no recibir con la misma intensidad los estímulos externos.

Esta terapia se utiliza en el tratamiento del tinnitus o acufeno (zumbidos en el oído), porque en ocasiones es tan molesto que interfiere en las actividades de quienes lo presentan, incluyendo la de dormir.